sábado, 4 de abril de 2015

En el claustro románico de Palamos existe un episodio histórico y arquitectónico previo a Madrid



El ¨maestro de Palamos¨ pudo trabajar en la ultima etapa del claustro románico del monasterio de Silos ¨Es un maestro que conocía Silos y que interpreta el estilo en un sitio cercano, probablemente años más tarde. Pero es también un gran maestro¨    

Las dovelas desmontadas muestran unas incisiones de sección decreciente, que en juntar las forman canales por donde verter cal que garantice una mejor unión entre las piezas. Esta es una práctica medieval que tiene razón de ser cuando se construye con mortero de cal o yeso, pero no con los morteros hidráulicos que probablemente se hubieran usado para una recreación del s. XX.  Por tanto, el sistema constructivo muestra trazas de antigüedad poco coherentes con una recreación historicista

Los canales incisos en forma de tridente de las dovelas, a las que el informe de la Generalitat no encontraba explicación, se realizaron “en el momento de numerar las piedras en 1629 para favorecer el deslizamiento de la argamasa en el momento del remonte, por eso no correspondían con la forma de construir medieval

La presencia de una numeración incisa de caligrafía claramente es un numero arabigo que Eduard Cabonell ha olvidado deliberadamente mencionarlo



Hay que añadir, además, otro dato importantísima: las dovelas no montadas en Mas del Vent muestran una numeración incisa de caligrafía idéntica a la que se utiliza en los escritos de finales del s. XVII; en las fotografías de 1959 de Palamós Sierra se puede comprobar que el desmontaje de Madrid las dovelas y sillares llegaron a Palamós marcados con números pintados en rojo (ahora desaparecidos).

 Hay más evidencias que cuestionan la "modernidad" del claustro. Se sabe por testimonios orales y documentales que las piezas llegaron con los camiones de Mateo Mateo con una numeración hecha con pintura roja. Pero las piezas desmontadas muestran claramente una numeración incisa, la epigrafía de (ver la imagen de una dovela-más arriba- con un 27 grabado). No digáis que no es extraño que un conjunto desmontado para llevarlo de Madrid en Palamós se numere dos veces. A ver si resulta que en Madrid llegó procedente de otro lugar lo estaba desmontado posiblemente de Salamanca, San Pedro de Arlanza o Burgo de Osma.

Opina Jaime Nuño, director del Centro de Estudios del Románico de la Fundación Santa María la Real, se centró en las propias contradicciones del informe y solicitó algún tipo de estudio complementario, como el estudio paleográfico de los números arábigos que aparecen en las dovelas y que pueden aportar datos sobre si hubo un montaje del claustro anterior a Ciudad Lineal  ese tipo de numeración es postmedieval,

Sobre la procedencia de la piedra no me voy ha entretener aquí, ya daré una explicación pero he de puntualizar .
El informe de la Generalitat no dice que la piedra empleada tenga un siglo de antigüedad. En realidad, este asunto sobre la antigüedad de la piedra no tiene importancia, porque es igual de antigua la que se emplea en la catedral de Burgos en el s. XIII que la que se usa en la Cartuja de Miraflores (también en Burgos) en el XV, tratándose en ambos casos de piedra procedente de la misma cantera. Lo que dice el informe es que sobre la piedra del claustro de Mas del Vent existen pátinas en las que se detectan materiales propios del s. XX, como si el dato tuviera un valor absoluto: "como sobre los capiteles hay pátinas con materiales que no existían con anterioridad al siglo XX, el conjunto tiene que ser del siglo XX". Evidentemente, pátinas del s. XX se encontrarán también sobre las piedras de Silos, de Las Huelgas o de cualquier otra construcción medieval. Si el claustro (como se dice en el informe del profesor Boto Varela, defensor de la autenticidad del mismo) fue trasladado de Salamanca a Madrid, remontado allí al aire libre, desmontado de nuevo, trasladado a Palamós y remontado otra vez allí, es obvio que debió de recibir tratamientos en el s. XX, sin que eso tenga nada que ver con el momento de labra de las piedras pero si de cuando se grabaron los numeros arabigos lo que nos indica que el claustro románico de Palamos existe un episodio histórico y arquitectónico previo a Madrid   




Y yo me referiré al párrafo numeración posmedieval es cierto la que dicha numeración de números arábigos fue hecha después del siglo XV exactamente en 1629 y fue hecha para desmontarla y posterior guardada para una posible reconstrucción en otro lugar

 Además, aseguran que las marcas de cantero, que no localiza por ningún lado, estan presentes en los arcos, sobre todo en las juntas, peron nunca en la cara visible ni en los elementos escultoricos, por razones evidentes la Generalitat “no han visto nunca una dovela medieval desmontada” y tampoco “conocen el comportamiento, usos y construcción de mortero de cal”, al negar que las incisiones de las dovelas de los arcos fueran para verter el mortero.



La observación cuidadosa de la fotos permite comprobar que diferentes piezas, particulamente las dovelas y arcos, presentaban una numeración pintada otra incisa y que cada pieza las cifras de una y otra no coinciden.

La incisa se conserva, pero la pintada no es visible ya que las dovelas y arcos depositadas al sol; no se si acaso  quedara rastro  en los arcos  montados desde 1959.
En todo caso es obvio que si la numeración incisa hubiera sido coherente con la posición que tenían las piezas al desmontarse en Madrid 1958 no habría habido ningún necesidad de pintar y fueron trazados por los operarios Mateu & Mateu, según el mencionado testigo de José Bosch y fueron considerados por la cuadrilla en encabezada por Joan Reinga.

Si los números incisos y marcas posiblemente de cantero no son del desmontaje madrileño es evidente que estos números pudieron constituir la guía y el orden cuando fue levantado en conjunto en Ciudad Lineal a partir 1931.


Detalle de una marca en uno de los arcos posiblemente una marca de cantero hecha antes del montaje madrileño en Ciudad Lineal 


Posible marca de cantero hecha en los arcos antes del montaje madrileño en Ciudad Lineal (Madrid)



Detalle de otra posible marca de cantero en otro de arcos diseminados por la finca del Mas del Vent Palamos



Detalle de otra marca posiblemente de cantero en otra de los arcos  diseminadas por la finca del Mas del Vent Palamos


Dovelas y arcos diseminados por el jardín de la finca del Mas del Vent Palamos



La observación cuidadosa de las fotos permite comprobar que diferentes piezas, particularmente las dovelas, arcos y fustes en su cara no visible una vez montado presentan una numeración incisa posmediaval.
Este trabajo tuvo que ser diseñado, labrado y montado por un taller especialista en este tipo de construcciones de aquella época. La observación cuidadosa de las fotos permite comprobar que diferentes piezas particularmente las dovelas, arcos, fustes presentan una numeración incisa posmedieval


Los fustes también presentan numeraciones incisas posmedieval 

Y si no se siguió esta numeración como pauta de disposición no hay todavía razón ni justificación considerarse ni mucho menos sostener que los números incisos y la  ranura de las dovelas se realizaron para el montaje de Madrid y justo antes de llevar a cabo. 


Las dovelas también presentan numeraciones incisas posmediaval 


Dovelas diseminadas por el jardín presentan numeraciones incisas posmedieval 

Por lo tanto también es cierto que dichos números arábigos fueron hechos después de la construcción en el siglo XII pero grabados en su desmontaje en el siglo XVII para montar en otro lugar, si no ,que misión tenían la de hacer una dovela un grabado de un numero arabigo ¿para hacer más creible la falsedad? esta actuación de ocultacion nos es científica ni ética.

Algunos de los sillares reflejan la intensa y continua acción del fuego


Sin embargo, las piedras presentan señales de su larga historia, que hay que saber leer. Una de ellas es que la evidencia que la construcción sufrió, en parte, un importante incendio que hizo que algunos de sus sillares presenten un característico color rojizo fruto de la alta temperatura, además de una pérdida de superficie por el efecto del fuego. Así lo pudo comprobar Jaime Nuño, arqueólogo y director del Centro de Estudios del Románico de la Fundación Santa Maria la Real, que el pasado viernes accedió al claustro situado en la finca del Mas del Vent en la Fosca, Palamós.


 Detalle de unos sillares y dovelas que han sufrido la acción del fuego

Para Nuño no hay duda de que los sillares situados en una de las esquinas de la construcción, en concreto la que queda en el lado derecho que hay junto a la piscina “estuvieron expuestos a una alta temperatura durante varios días, motivado seguramente por la quema de las maderas que cubrían las galerías claustrales”. Nuño, el arquitecto y dibujante Peridis, presidente de la Fundación, el profesor de arte medieval de la Universidad de Girona, Gerardo Boto y el presidente de la Asociación de Amigos del Románico, Juan Antonio Olañeta, valoraron que probablemente un fuego intenso durante horas pudo causar esta alteración de la piedra.

No existe constancia de un incendio de ese tipo desde 1931, año en que el claustro llegó desmontado, desde Ciudad Lineal (Madrid)

Dice Marius Vendrel en unos de sus email : Carbonell y demás sabían, porqué así se lo habíamos manifestado, de ese desmontaje de Salamanca, pero como las instrucciones eran negar la mayor (que el claustro sea románico) decidieron no dar importancia alguna a esa numeración barroca, ni al hecho que llegó a Palamós con esa numeración más otra pintada de números rojos. En el informe, creo que de Masalles, insisten que la caligrafía de la numeración incisa "se asemeja a la del s XVIII, sin que ello sea una prueba de esa cronología". No te jo...! como no cites el espíritu del que los gravó, nunca se podrá tener esa certeza. Ni de eso, ni de la existencia de Isabel la Católica, por poner un ejemplo. Es que es indignante!

En fin... eso es lo que hay y con esos bueyes son con los que aramos.


Foto finales de los años 50 tomada en la finca del Mas del Vent Palamos con su tercer ala construida.

El claustro románico de Palamos tenía tres alas pero una se cayó.Hoy día las dovelas, fustes y arcos están diseminados por el jardín como podemos comprobar en las fotos anteriores de la finca del Mas del Vent Palamos

 El claustro del Mas del Vent de Palamós tenía originalmente tres alas y no dos como muestran ahora las imágenes más recientes del conjunto. Una de ellas cayó por la inestabilidad del terreno, tras ser montada a finales de los años 50.

Lo que sí podemos saber hoy  ​​es que las dos alas del claustro que hay montadas en el interior de la finca no son las que había inicialmente. Concretamente, a finales de los años 60 se construyeron tres pero, por problemas de construcción, una de ellas terminó cayendo y no fue reconstruida otra vez. (Ver foto con detalle y observen como existía una tercera ala montada como en  Ciudad Lineal  Madrid de donde procedía el claustro).

Dice Alex Masalles i Rivera  coservador-restaurador del Museo Nacional de Catalunya sobre las numeraciones de las piedras canales por donde verter cal

Dice Masalles:
La numeración en cifras arábigas incisas Hecho durante el proceso de fabricación del claustro por mismos picapedreros para llevar un control de las piezas hechas y de su correspondencia con el proyecto o durante el desmontaje del claustro en Ciudad Lineal antes de su transporte en hacia Palamos

Y contesto:
Sobre el informe  Alex Masalles i Rivera  coservador-restaurador del Museo Nacional de Catalunya  un cantero daría un mejor informe que los 185 folios que ha escrito para decir que el claustro románico de Palamos es falso

Julián Ortiz y su familia fotografiados 1931-32 en un ángulo de claustro en Ciudad Lineal (Madrid) observar la piezas del claustro a mano derecha amontadas lo que quiere decir que vinieron en camiones sin embalar y los capiteles, arcadas, fustes, basas ya terminas de algún lugar y en completo desorden, fijándonos con más precisión vemos en uno de los arcos la ya referidas incisiones de sección decreciente, que en juntar las forman canales por donde verter cal que garantice una mejor unión entre las piezas seguramente la piedras ya vendrían grabadas también con los números arábigos ya mencionados




Foto año 1931 Julian Ortiz con su familia en Ciudad Lineal (Madrid) sentado en las piedras del claustro románico de Palamos que vinieron de algun lugar indeterminado para montar en Ciudad Lineal (Madrid)




Julián Ortiz, sombreado en la imagen del diario ABC.
 Más complicada había sido aún la aventura de los Ortiz. Perdida la guerra para los republicanos, Julián tuvo que dejar Ciudad Lineal para huir a Francia, donde fue recluido en un campo de trabajo. La amistad con algún miembro del Ejército alemán le permitió mostrar sus habilidades como restaurador incluso en plena Guerra Mundial. De nuevo el oficio le salvaba la vida. Julián regresó a Madrid en un destacamento de repatriados en 1943. La prensa mostraría muchos años después una imagen de aquella secuencia histórica.

Ya en Ciudad Lineal, Julián Ortiz intentó hacerse con la propiedad de la finca donde aún se erigía el claustro románico. Sus esfuerzos fueron en vano y el terreno acabó en manos de las Esclavas de la Eucaristía, la congregación que impulsaría el colegio Madre de Dios.
En 1958, «unos señores vinieron a llevarse el claustro», recuerda la familia Ortiz. De la ilusión del pasado a la cruda realidad del presente. A los niños no les dejaban acercarse al claustro mientras duraban las tareas de desmontaje. Los Ortiz sentían que les «robaban» el pasado. Los felices años de Ciudad Lineal terminaban.
Como pudo, Julián Ortiz se fue ganando la vida hasta montar su propio taller de restauración en los años cincuenta. Había aprovechado su regreso desde la Europa en guerra para especializarse en la técnica de las lacas chinas, ornamento de muebles y biombos. Aquella especialidad le permitió prolongar su oficio más allá de los 65 años y sirvió para que dos generaciones más se ganaran la vida.

Quizá les guste saber que aquel taller de la posguerra es hoy un museo vivo en un sótano de la calle Claudio Coello de Madrid. Alberto y Eduardo Ortiz continúan con la actividad de la restauración y esperan, nos dicen, jubilarse practicando todavía hoy la técnica heredada del bisabuelo.

Según relatan padre e hijo al unísono y con precisión de fechas, las piedras del conjunto llegaron a Madrid en 1931 ¨no se refiere a sillares ni capiteles¨se refiere a piedras ¨estalleadas¨desde un lugar indeterminado. Las compró Ignacio Martínez , un anticuario “de gran prestigio y reconocimiento en el Madrid de entonces”.Las piedras de los sillares ( Juan Manuel Ortiz se refiere solo ha los sillares ¿ los capiteles donde se hicieron?) las piedras como antes hemos dicho venían posiblemente de Villamayor ëstelleada¨se instalaron en un solar que le cedió una conocida suya, “una marquesa”, situado entre los números 7 al 11 de la calle Ángel Muñoz, en el actual distrito de Ciudad Lineal. “Quería montarlo para venderlo a un americano rico”, aseguran.

En el informe de  Alex Masalles i Rivera.me he encontrado con estas perlas

El claustro en cifras

* Peso total del claustro trescientas noventa y una toneladas
 * Tiempo de ejecución dos años
 * Tiempo para la talla de cuarenta y cuatro capiteles un año y medio
 * Numero de galerías montada en ciudad lineal cuatro
 * Numero de galerías montadas en Palamos tres


Foto del claustro de Palamos en Ciudad Lineal hecha por el Periódico ALCAZAR en 1956


Foto En Ciudad Lineal (Madrid) el cuarto ala del claustro quedo desmontada por causa de Guerra Civil 

Me resulta extraño que, si el claustro –tal como se indica en el citado informe - fue labrado a comienzos del pasado siglo , no exista ni documentación ni otros datos que justifiquen el encargo y el destino del mismo, así como sobre los correspondientes presupuesto previo y pago de una obra de semejante envergadura. Este trabajo tuvo que ser diseñado, labrado y montado por un taller especialista en este tipo de construcciones, dotado a su vez de medios suficientes y apropiados: dibujantes, delineantes, jefes de obra, artistas y picapedreros altamente especializados para el diseño y el tallado de los capiteles y los arcos que lo conforman facturas etc.. 

Me resisto a creer que no se tenga noticia alguna de dicha empresa/taller, ni exista documentación o publicación al respecto en los años a los que el informe atribuye su ejecución. Como es posible que se muevan trescientas noventa y cuatro toneladas, su tiempo de montaje sea de dos años y el tiempo para la talla de cuarenta y cuatro capiteles se de un año y medio como indica Alex Masalles i Rivera en su informe de un claustro que igual o superior al del monasterio de Silos. Esta es una de las razones que me inducen a dudar de la veracidad de lo que en el citado informe se afirma.

Pero hay otras también.

El informe de la Generalitat no dice que la piedra empleada tenga un siglo de antigüedad. En realidad, este asunto sobre la antigüedad de la piedra no tiene importancia, porque es igual de antigua la que se emplea en la catedral de Burgos en el s. XIII que la que se usa en la Cartuja de Miraflores (también en Burgos) en el XV, tratándose en ambos casos de piedra procedente de la misma cantera. Lo que dice el informe es que sobre la piedra del claustro de Mas del Vent existen pátinas en las que se detectan materiales propios del s. XX, como si el dato tuviera un valor absoluto: "como sobre los capiteles hay pátinas con materiales que no existían con anterioridad al siglo XX, el conjunto tiene que ser del siglo XX". Evidentemente, pátinas del s. XX se encontrarán también sobre las piedras de Silos, de Las Huelgas o de cualquier otra construcción medieval. Si el claustro (como se dice en el informe del profesor Boto Varela, defensor de la autenticidad del mismo) fue trasladado de Salamanca a Madrid, remontado allí al aire libre, desmontado de nuevo, trasladado a Palamós y remontado otra vez allí, es obvio que debió de recibir tratamientos en el s. XX, sin que eso tenga nada que ver con el momento de labra de las piedras.

Como apunto en un párrafo anterior, no existe documentación sobre la empresa o taller que recibió el encargo de poner en pie esta obra (lo cual, insisto, me resulta difícil de creer si el claustro fue ejecutado a principios del siglo pasado). Pero si el claustro (según el informe de la Generalitat) lo manda elaborar un anticuario zamorano afincado en Madrid, con intención de exponerlo de cara a su venta en la Ciudad Lineal, ¿cómo es que se emplea para su ejecución piedra de las canteras de Villamayor en Salamanca, con lo que debía de costar su transporte hasta Madrid? ¿No existían canteras de piedra arenisca más cercanas?

Otro de los argumentos empleados para negar la veracidad del claustro es que se levanta sobre un zócalo mínimo, muy bajo. Por esa regla de tres, Las Claustrillas de Las Huelgas, el claustro alto de Silos (que conozco porque forman parte de la tierra que habito), o el de Sant Sebastià dels Gorgs (en el Penedès y que he visitado personalmente), entre otros muchos, deben de ser falsos. Pero no se acaba ahí la cosa: otro argumento utilizado a favor de la falsedad del claustro de Palamós es que sus capiteles adosados a machones no forman parte de los sillares que conforman los propios machones, sino que se limitan a apoyar contra ellos; siguiendo ese razonamiento, determinados capiteles de la catedral vieja de Salamanca, de Silos o de la catedral de Mondoñedo tienen que ser, por fuerza, falsos.

Mi vaticinio sobre este espinoso tema (espinoso por los enfrentamientos académicos que conlleva y por los intereses privados y políticos que pueden estar en juego), es que pasarán años para esclarecer este enigma y que, entonces, cuando al fin sea resuelto en base a la credibilidad de los argumentos y las pruebas aportados, algunas de las eminencias que, en este debate, han dado –o quizás prestado-  su opinión y su firma pueden quedar marcados a fuego para siempre. Así lo pienso y así deseo que suceda. Y que sea pronto.

De los testimonios de loa canteros de Villamayor  se desprende  una interesante conclusión. La cantidad necesaria para la reconstrucción o recreación del claustro requería de«muchos meses de trabajo, quizá años» apuntan que en las primeras décadas del siglo XX, la cantidad diaria extraída de las canteras no llegaba al metro cúbico. Hay que tener en cuenta que los canteros de la época se limitaban a extraer el recurso que radicaba en la superficie (por falta de maquinaria para profundizar en la explotación) y, precisamente, «la piedra que está arriba es la más dura y la que mayor esfuerzo conlleva su extracción»
.
Esta puede ser la principal razón de que la obra de Ciudad Lineal comenzara en 1931 y se alargara hasta el inicio de la Guerra Civil (1936), cuando las galerías estaban prácticamente terminadas. Según esta hipótesis, la obra avanzaba en función de la extracción de la piedra, cuyos plazos condicionaban la posterior talla y la colocación de las piezas en el claustro. Con lo que se deduce que los capiteles, fustes, arcos, dovelas, sillares etc, vinieron de Salamanca como prueba la Foto año 1931 Julian Ortiz con su familia en Ciudad Lineal (Madrid) sentado en las piedras del claustro románico de Palamos que vinieron de algun lugar indeterminado para montar en Ciudad Lineal (Madrid) quiere decir que taller de canteria habia eb Salamanca en 1931 patiendo de la base que este trabajo tuvo que ser diseñado, labrado y montado por un taller especialista en este tipo de construcciones, dotado a su vez de medios suficientes y apropiados: dibujantes, delineantes, jefes de obra, artistas y picapedreros altamente especializados para el diseño y el tallado de los capiteles y los arcos que lo conforman facturas etc..en Salamanca existió dicho taller lo dudo. 


https://youtu.be/6qqDsdSD8NU







lunes, 10 de noviembre de 2014


Capitel Palamos cuádruple aparición San Millan en la batalla de Hacinas
El ¨maestro de Palamós¨ pudo trabajar el la última etapa del claustro románico del monasterio de Silos ¨Es un maestro que conocía Silos y que interpreta el estilo en un sitio cercano, probablemente años más tarde. Pero es también un gran maestro¨



Capitel Palamos Cuádruple aparición San Millan en Hacinas y arpías con gorro de oración musulmán llamado taqiyah o kufi sobre el que se puede colocar el turbante


Arpías con gorro de oración musulmán llamado taqiyah o kufi sobre el que se puede colocar el turbante 

Capitel la Aparición de San Millán en la batalla de Hacinas

A menudo, el recorrido de un capitel o de un cimacio labrado por los cuatro lados nos da la versión casi dinámica de la escena representada, y ese dinamismo, casi cinematografico, nos introduce en la significación autentica del pasaje, en tanto que se alterna y se suceden los puntos esenciales que conviene interpretar. En este capitel cuádruple de Palamos se representa la batalla de Hacinas y la aparición de San Millan al buen conde Fernán González.

Cuenta la leyenda un hecho milagroso que sirvió para fortalecer el espíritu combativo de los cristianos frente a la Yihad musulmana, San Millán y Santiago   se aparecieron   en mitad de combate en defensa de los cristianos. San Millán fue  hecho patrono de castellanos y navarros comprometiéndose a pagar tributos; son los llamados "Votos de San Millán¨  Fernán González favorecerá enormemente al monasterio de San Millán con privilegios y donaciones.

Esta devoción fue tan grande, que mostraba el conde Fernán González, fue causa, que toda Castilla se hiciese una promesa, de que todos los pueblos, y casas, en reconocimiento de ser San Millán su patrón, y haberles favorecido en la batalla, ya referida, pagasen, y contribuyesen alguna cosa cada año, desde el río de Carrión hasta el río Arga, que es en Navarra, y desde la sierra de Araboya, hasta el mar de Vizcaya. Nombrase muchos pueblos, como se podrá ver largamente en la escritura que traigo de los votos de San Millán, que tengo alegada en que se manifiesta la mucha devoción de aquellos tiempos, contribuyendo cada lugar de lo que tenía más abundancia; y así unos pueblos dan carneros, otros bueyes, vino, trigo, cevada, pescado, aceite, cera, queso, lienzo, hierro, plomo, sin quedar alguna cosa en Castilla, ni de hidalgo, de de pechero, que no fuese tributaria de este Santo.

San Millán se apareció a los ejércitos castellanos en tres ocasiones, dos de ellas en el siglo X y una en el XI. Las dos batallas del siglo X son las de Hacinas Simancas, en ellas comandaba los ejércitos castellanos el conde Fernán González, la tercera aparición se dio en la batalla de Calahorra. Todas estas confrontaciones se dieron contra los árabes infieles y la victoria cristiana se fundamentó substancialmente en el fenómeno milagroso de la aparición.


Detalle capitel Palamos cuádruple de la aparición San Millan en la batalla de Hacinas

Lafuente Ferrari recoge la tradición y nos indica que esta batalla representada por Ricci corresponde a la de Hacinas (Burgos), localidad próxima a la población de Salas de los Infantes y al monasterio de Silos. Quizá la fortaleza que observamos en el lienzo pueda corresponderse con la que en la actualidad (bastante derruida) se eleva en la localidad de Hacinas


San Millan en la batalla de Hacinas (Ricci)

Entre los siglos XII y XIII, tres monasterios castellanos—San Pedro de Arlanza, San Millán de la Cogolla y Santo Domingo de Silos— utilizaron la figura del «Buen conde» y compitieron por los beneficios derivados de vincularse con el gran héroe de la independencia castellana. vamos a estudiar la pugna por el uso dela figura de Fernán González entre Arlanza, San Millán y Silos. Para ello nos parece insuficiente —incluso distorsionador— limitarse al estudio de una sóla fuente o tipo de fuentes. Por ello, hemos optado por sondear, para cada uno de esos tres monasterios, cuatro ejes que son otras tantas estrategias en la búsqueda de una interpretación unitaria a partir de una información extraordinariamente fragmentada:

Antes de iniciar el análisis, es preciso considerar la posición relativa de los tres monasterios. Ubicado en el corazón de la Tierra de Lara, al pie de las elevaciones de la Sierra de la Demanda, Arlanza fue un cenobio de cierta importancia en época condal, en que inició la creación de su dominio monástico con el apoyo de varios magnates castellanos, Fernán González entre ellos. Sin embargo, su verdadera expansión tuvo lugar durante el reinado de Fernando I, quien potenció enormemente su dominio y lo elevó al plano de principal monasterio de la Tierra de Lara y, en general, del sector castellano al sudeste de Burgos (en el entorno de la ciudad, Santo Domingo de Silos, vecino próximo de Arlanza, es el otro gran monasterio del sudeste castellano. De trayectoria incierta en época condal, su despegue se sitúa también en tiempos de Fernando I, pero sólo a partir de Alfonso VI tiene lugar su elevación a un primer plano en el contexto castellano, gracias, sobre todo, a la capitalización del culto en torno al enterramiento del abad Domingo y a la fama de lugar milagroso que desde entonces se desarrolló en. Santo Domingo de Silos creció en competencia con Arlanza. Sus dominios señoriales y sus áreas de expansión —y de captación de potenciales peregrinos— se solapaban. Así, no es raro que sus intereses entrasen en conflicto más de una vez entre los siglos XII y XIII, como testimonian varios procesos judiciales conservados entre la documentación de ambas instituciones. Esta pugna se reprodujo, como veremos, en el plano ideológico y discursivo.


Detalle arpías con gorro de oración musulmán llamado taqiyah o kufi 

No debe pasarse por alto que, a lo largo del período clave que nos interesa (de mediados del siglo XII a mediados del XIII), San Millán y Silos parecen haber formado una alianza estable frente a Arlanza. La vinculación entre ambos monasterios se remonta a la propia época del abad Domingo, monje procedente de San Millán, y continúa con intercambios fundamentales como el propio Grimaldo, autor de la Vita latina de Santo Domingo,y quizá monje en San Millán antes de ingresar en Silos. Es más, la circunstancia se repite a comienzos del siglo XIII con Gonzalo de Berceo, como veremos. Esta vinculación es además explícita en la hermandad establecida entre ambos monasterios en 1190 y renovada. En el punto culminante del proceso que estudiamos, pues, San Millán y Silos formaban una unidad estratégica, lo que puede explicar algunas de las concomitancias observables entre ambos. San Pedro de Arlanza parece haber dado el primer paso en la carrera por apropiarse de la figura de Fernán González. A ello sucedieron iniciativas parecidas por parte de San Millán y Silos, en este orden.


Detalle arpias con gorro de oración musulmán llamado taqiyah o kufi

La formulación más explícita de la relación entre Arlanza y el Buen conde es, sin duda, el llamado Poema de Fernán González, una larga composición en cuaderna vía en que la presencia del monasterio aparece cuidadosamente entretejida con la historia del conde. Fernán González no sólo figura como fundador y favorecedor de la abadía, sino que ésta desempeña un papel providencial en el desarrollo de sus gestas, que incluyen el desplazamiento a la comarca de Lara de los principales hitos épicos (batallas de Lara, Hacinas y Cascajares). Pereda relataba cómo en 1274 tuvo lugar el solemne traslado de los restos de Fernán González de una ermita próxima que estaba en ruinas a la abadía.

Esta ermita debe ser la iglesia de San Pelayo o San Pedro el Viejo, considerada el emplazamiento original del monasterio de Arlanza hasta la construcción del gran edificio románico en el siglo XI. Lo llamativo es que (siempre según Pereda en versión de Huidobro) los restos del conde fueron colocados... ¡en un catafalco en el centro de la nave principal de la iglesia de Arlanza, en una posición tan prominente que estorbaba para los actos de culto, por lo que en el siglo XIV se optó por desplazarlo a un latera! Sin duda una iniciativa como ésta tenía una carga simbólica extraordinaria como reivindicación de una vinculación entre el monasterio y el conde, capaz de poner en su sitio a cualquier otro que aspirase a beneficiarse de su influjo. Y no era el único caso, porque, por esas fechas, la pugna por presentarse como lugar de descanso de los principales personajes de la épica castellana afectaba también a otras narraciones, como la de los Infantes de Lara, e implicaba no sólo a monasterios como San Millán y Silos, sino también a concejos como Salas de los Infantes, por no hablar de los linajes nobiliarios que modificaron sus genealogías para insertar a tan prestigiosos ancestros,claramente, había todo un «capital simbólico» por el que competir.




Comparación capiteles representación de la aparición de San Millan, en la batalla de Simancas el capitel de Salamanca y de Hacinas en el de Palamos

No es nada frecuente que en una escena de lucha de guerreros aparezca uno de infantería tomando partido (quizás represente al campesino asaltado) pero no es un campesino, es San Millam apareciéndose en la batalla de Hacinas en el capitel Palamos y en el capitel de Salamanca la representación de la batalla de Simancas lo que hace más llamativa la relación de ambos capiteles.Por cierto, que la calidad y hechura del capitel de la catedral vieja recuerdan mucho a los dos magníficos capiteles de la iglesia de Retortillo en Cantabria.



  Capitel Palamos cuadruple aparición San Millan en la batalla de hacinas estado actual en la finca de Mas del Vent 2014


Situacion capitel cuadruple guerrero luchando aparición San Millan en la batalla de hacinas


ANNEX 4
ANÁLISIS CAPITEL 6 (Y SUS SOPORTES)
DEL CLAUSTRO DE MAS DEL VENT EN PALAMÓS,
DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA HISTORIA DEL ARTE
Manuel Antonio Castiñeireas González


Capitel 6. Capitel cuádruple sobre columnas. En la cara norte cestas con maraña vegetal en la que habitan aves, mientras que en la cara sur aparece una lucha entre caballeros.
Estilo Silos II. Sorprende el grosor de los tallos y la incongruencia entre una y otra cara. Cimacio de billetes tallado de forma muy burda, casi mecánica, ajena a los modos de trabajar del período románico.
Según G. Boto (2012, p. 72), la escena de caballeros, en el que un peón lancea a un animal, está directamente tomada de un capitel del interior de la Catedral Vieja de Salamanca. La comparación es cierta, pero su comprobación no deja de producir cierta perplejidad. El capitel de Salamanca, de factura espléndida, es una muestra de la influencia de los talleres aquitanos en la fábrica salmantina. El capitel de Palamós carece de finura alguna, de manera que más allás de los relieves, la textura de labra apenas existe. Las figuras parecen estar hechas de cemento en vez de piedra: una mpresión que se repite constantemente en Palamós. Ello es debido a que muchos capiteles no se llegaron a “acabar” y en ellos no se utilizaron técnicas de talla medieval.


ANNEX 5
OPINION ON THE CLOISTER AT PALAMÓS
OPINIÓ SOBRE EL CLAUSTRE DE PALAMÓS
Elizabeth Valdez del Álamo


Capitel 6. Los cazadores, sirenas y cuadrúpedos.
La capital cuádruple con un solo ábaco tablero de ajedrez está montada sobre cuatro columnas y bases en el zócalo. Está coronada por una gran dovela tallada con columnillas comprometidos sugerir el arranque de un arco. La superficie está decorada con grandes sirenas coronadas, cazadores con lanzas, y una variedad de cuadrúpedos que sugieren caballos o animales de presa. En el fondo hojas grandes estriados llenan el espacio. La composición se basa libremente en la capital 57 de Silos, donde los pequeños cazadores y sirenas retozan en arabescos densas de follaje (fig. 10). Los Capital de Palamós parece intencionalmente confuso para leer, con partes de una forma fundirse en
otra. Este capital, al igual que con otros, tiene volutas en las esquinas interiores de cada mitad de la doble 21. Valdez del Álamo, el Palacio de la Mente, p. 61.
de capital, un dispositivo que puede ser también ser encontrado en la escultura medieval. Las columnas son ampliamente espaciados, como resultado de las proporciones de gran tamaño del claustro. Esto es distinto de la más monumentos modesta escala medievales como Silos (fig. 10). Porque las imágenes son difíciles de leer, también es difícil de interpretar. Puede ser entendido de manera similar a la capital de abajo, S7.







jueves, 6 de noviembre de 2014

Capitel aves monstruosas disformes


Capitel aves monstruosas disformes Palamos foto 1935
El ¨maestro de Palamos¨ pudo trabajar en la ultima etapa del claustro románico del monasterio de Silos ¨Es un maestro que conocía Silos y que interpreta el estilo en un sitio cercano, probablemente años más tarde. Pero es también un gran maestro¨    


                                          Capitel aves monstruosas disformes Silos foto 1932

Examinemos ese capitel de Palamos espléndido opuestos se muerden las patas y levantan los cuerpos enormes, como para sostener el abaco de sus colas nacen tallos que se elevan adornando las poderosas alas de los monstruos con las hojas. L a composición es amplia y fuerte, minucioso el dibujo de las plumas y el follaje lleno de gracia. E l cincel, un cincel consciente y orgulloso de sí mismo, ha hecho obra de buril. como otras muchas esculturas de este claustro de Palamos sin par.


Comparación capiteles aves monstruosas disformes Palamos Silos


Detalle capitel aves monstruosas disformes Palamos 


Comparación detalles capiteles aves monstruosas disformes en Mas del vent Palamos Silos en este capitel varia la cabeza que en Silos son dos trasgos opuestos se muerden las patas y en Palamos son dos cabezas de aves mordiendose la patas


                       Capitel aves monstruosas disformes Palamos Mas del Vent estado actual 2014


Detalle de la parte izquierdas del capitel aves monstruosas disformes 


Detalle de la parte derecha Capitel aves monstruosas disformes 



Vista por la parte inferior del capitel aves montruosas deformes


Dicen los componentes del INSTITUTO DEL PATRIMONIO CULTURAL DE ESPAÑA  que han  hecho el informe del claustro románico de Palamos

¨También es sorprendente la talla de aspecto inacabado que ofrecen algunos capiteles, no suele ser habitual en este tipo de obras. Parece como si tan sólo se hubieran esbozado los rasgos de las figuras¨.

Les voy ha dar un consejo  cuando hagan un informe no omitan lo que es evidente las esculturas entre fustes de los capiteles son las partes que mejor conservada y  su talla en  estado primigenio casi sin alterar, dan una idea de calidad del capitel debido a que es la parte mas protegida, el conjunto se ve afectado por la humedad, tanto capilar desde el subsuelo como ambiental. ya que esta  situado junto a la piscina y próximo al césped. .

Que salga el informe firmado por Eduard Carbonell y algunos colaboradores como Manuel Castañeiras y Merino Caceres y el IPCE ,que dicho informe este compuesto de 13 Anexos, da lo mismo podría ser 1500 paginas lo que tratan es hundirnos en papeles que no tienen el mínimo rigor académico y científico, pero si unos intereses espurios es decir, intereses ilegítimos, que no son demasiado puros y no resultarían fácilmente defendibles si salieran a la luz.

DESCRIPCIÓN
ESTADO DE CONSERVACIÓN

TRAMO 21
Capitales con aves atrapadas en un entramado vegetal
Ábaco con motivo entrelazado
TÉCNICA DE EJECUCIÓN
Marcas de apalancamientos en los sillares de los arcos.
Juntas sin mortero.
Marcas toscas de labra en el ábaco, salmer y dovelas.
Lesiones mecánicas: pérdidas, fisuras, grietas.
Pérdidas y marcas de apalancamientos. La mayor parte de las lesiones parecen de origen mecánico, son fracturas que luego se han suavizado por la exposición a los agentes ambientales de deterioro.
Se observa mayor deterioro que en la imagen de CL, sobre todo en el ábaco que está bastante más erosionado en su cara interior, no correspondiendo a las zonas más expuestas.
Hay un desgaste generalizado y homogéneo más atribuible a actuaciones anteriores que a procesos naturales de deterioro.
Fracturas y pérdidas en los fustes, basas y zócalo, reparadas en época reciente con morteros de cemento.
Fracturas longitudinales en la parte central del ábaco y columnilla.
Depósitos biogénicos en las zonas más expuestas. En el cimacio manchas oscuras de escorrentía, de algún producto aplicado?
Recubrimiento superficial de color rojizo en zonas más protegidas y también de color oscuro y otro blanquecino.







Capitel 21 aves monstruosas disformes posiblemente perteneció al desmontado claustro románico de San Pedro de Arlanza (Burgos) en 1625 


El monasterio de San Pedro de Arlanza, situado en Hortigüela (BurgosCastilla y LeónEspaña) a orillas del ríoque le da nombre, fue uno de los centros monásticos más importantes del condado de Castilla. Aunque los restos más antiguos existentes hoy en el conjunto monacal, correspondientes a la iglesia, datan de 1080, la congregación fue fundada por el conde Fernán González en 912 como un eremitorio, de ruinas aún visibles, en la parte alta de las paredes que flanquean el valle. Este monasterio recibió el apelativo de «cuna de Castilla» y estuvo en funcionamiento hasta la desamortización de Mendizábal en el 1835.



En el siglo XII se construyo un claustro románico en el lado sur, hoy desaparecido posiblemente el recién  descubierto en la finca del Mas del Vent Palamos (Cataluña)


San Pedro de Arlanza  siglo XII al fondo la torre con su estancia palatina

Del primer conde independiente de Castilla, Fernán González, provienen de una estancia palatina situada sobre la sala capitular del monasterio. La temática se caracteriza por el protagonismo de unos grandes animales fantásticos, como por ejemplo el grifo, que a modo de guardianes flanqueaban las aberturas de los animales fabulosos e ilustraciones de fábulas. Este repertorio se ha relacionado con la minuatura inglesa de finales del siglo XII y con la corriente renovadora que imperaba en el siglo XIII. En este sentido y también por el hecho de proceder de un monasterio de protección real, presentan un cierto paralelismo con las pinturas de Sigena. 


Se trata de unas pinturas poco comunes por su marco y temática profanos; el único conjunto similar en España parece ser el de la sala capitular de Villanueva de Sigena (Huesca). En ambos casos el contexto parece haber sido similar: una sala utilizada por los dignatarios que visitaban el monasterio, favorecido por la nobleza y los reyes especialmente Alfonso VIII de castilla



Reproducción San Pedro de Arlanza con su claustro románico siglo XII posiblemente en claustro románico de Palamos traslado desde Madrid en 1958






Claustro Mayor: El Claustro mayor o "Claustro de los intelectuales", de estilo Herreriano, fue construido por Pérez de Palacios, discípulo de Herrera a principios del siglo XVII. Su construcción se realizó sobre la base de otro anterior claustro románico similar al que en la actualidad podemos apreciar en Santo Domingo de Silos.  «en aquel momento se debe desmontar totalmente el anterior y se construye uno nuevo adaptado a la estética siglo XVII. Qué se hace con el viejo claustro es un misterio, pero los historiadores tiene claro que «normalmente, las piedras labradas no iban a la escombrera y no creemos que este fuera el caso».
 Las condiciones económicas de la época permitieron realizar una reforma total adquiriendo el nuevo aspecto; en la actualidad se encuentra parcialmente derruido el claustro tiene unas medidas de 24 m. largo 24 m. ancho



ANNEX 4
ANÁLISIS CAPITEL 21 (Y SUS SOPORTES)
DEL CLAUSTRO DE MAS DEL VENT EN PALAMÓS,
DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA HISTORIA DEL ARTE
Manuel Antonio Castiñeireas González


Capitel 21. Enormes águilas, vueltas sobre sí mismas atrapadas en una maraña vegetal. Estilo Silos II de hojas muy carnosas, pelaje de las aves muy burdo. Cimacio de tallos sinuosos con hojas de palmeta.


ANNEX 5
OPINION ON THE CLOISTER AT PALAMÓS
OPINIÓ SOBRE EL CLAUSTRE DE PALAMÓS
Elizabeth Valdez del Álamo


Capitel 21. Pájaros entrelazados en el follaje.
La capital de matrimonio con una sola ábaco ornamental se monta en dos columnas y
basa en el zócalo. El ábaco en la vieja fotografía MAS es el mismo tipo usado para E20, un densamente anudado entrelazado. En la presente instalación, el ábaco está decorado con foliadas gruesa rinceaux llena de hojas metálicas. En la capital, las grandes aves se entrelazan en grueso, carnoso follaje. La superficie está ricamente texturizado, con todas las plumas, estrías foliadas, y otros detalles dado alivio contundente, creando un juego de luces y sombras sobre la capital. El diseño es inspirado en composiciones similares por la primera campaña claustro de Silos (Fig. 3), pero el 26. Valdez del Álamo, el Palacio de la Mente, p. 241. fisicalidad es aún más enfático que las esculturas de los artistas de la segunda Silos campaña.

Como ya se ha declarado a menudo, una combinación de motivos tales por la primera campaña de Silos con un estilo más tridimensional, no ocurrió durante la Edad Media. Mientras que la pájaros picotean medievales o el novio, los pájaros Palamós parecen sólo para ser caza para la alimentación en el suelo, otro detalle que no se encuentra en la Edad Media, y por ltanto en la concepción moderna. Como se discutió en S10, aves del orden ciconiforme, aves de cuello largo con gran cuerpos y piernas largas, pueden representar el orgullo, pero también pueden ser vistos como clarividente, previendo el Mesías.


domingo, 2 de noviembre de 2014

Alfonso VIII reclama su castillo de Palamos






Alfonso VIII rey de Castilla en Palamos (Cataluña)

¿Qué sentido tenia un castillo supuestamente falsificado que coronaba el interior de una de las galerias del claustro románico de Palamos?¿A quien representaba el motivo heráldico?¿Por qué se trataba de uno de los elementos del que todos los expertos habían desconfiado desde el principio?

La primera duda surgia de intertar identificar el monarca que estaba detrás de aquel castillo la primera hipótesis le vincula a Alfonso VIII. De todos es conocido que Alfonso VIII, el soberano que derroto a los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa era rey de Castilla…pero no de León ¿Qué pinta un símbolo del monarca castellano en claustro que apuntan algunos que era de Salamanca, un territorio que entonces pertenecia al Reino de Leon? situar un símbolo de Castilla en León, es como poner un castillo de Portugal en Zamora.

Lo primero que hemos de reconocer que aquel  castillo constituye una innovación iconográfica en el soporte sigilar. Menéndez Pidal sitúa su inclusión hacia 1175 y Amando Represa concreta la fecha de 1178, precisando su prelación sobre el soporte numismático . La fortaleza es una construcción de tres torres, más alta la principal, horadadas por ventanas,puerta de medio punto y remate almenado. La introducción del emblema heráldico en un soporte dedicado en exclusividad al retrato jerárquico es la consecuencia directa de la decisión adoptada por Alfonso VIII de utilizar el castillo como emblema parlante de Castilla y arma heráldica regia. El atributo surge como una certera metáfora del reino y del rey, según indican las leyendas circunvalantes SIGILLUM: REGIS: ALDEFONSI y REX: TOLETI: ET CASTELLE.



Fue metida en el ataúd como ajuar en 1295, año de la muerte del rey y hallada en 1947 al abrir el sepulcro de Sáncho IV por solicitud del médico de Oliveira Salazar, buscando los restos del destronado rey lusitano Sancho Capelo

La corona estaba en la cabeza del rey momificado en excelente estado de conservación
Consiste en ocho placas rectangulares, cada una de 7 x 4,5 cm; un castillo encima de cada placa, fundidos con el mismo molde, ya que son todos idénticos.
Cuatro de las piezas llevan zafiros: dos sin tallar, dos tallados toscamente.
Las otras cuatro placas llevan camafeos, probablemente romanos, reutilizados: tallas de marfil montadas en óvalos de ágata.




En la Catedral se conserva el cuerpo momificado del rey Sancho IV de Castilla. En 1947, en el transcurso de una exploración arqueológica efectuada en el presbiterio de la Catedral de Toledo, a fin de localizar los restos del rey Sancho II de Portugal y de que fueran devueltos a su país, fueron encontrados los restos de Sancho IV el Bravo. Los restos del rey se encontraban momificados, en buen estado, encontrándose el soberano desnudo de cintura para arriba, y llevando un hábito franciscano, sujeto a la cintura del monarca mediante un cordón franciscano. El soberano, que en vida debió sobrepasar los dos metros de estatura, llevaba una corona de plata sobredorada sobre sus sienes, adornada con camafeos romanos y zafiros, y sujeta mediante un cordón que pasaba bajo el mentón del monarca. El cadáver empuñaba una espada, de empuñadura sobredorada, y en la hoja de la espada aparecía grabada una inscripción de la que sólo se conservaban algunos fragmentos, encontrándose oxidada la hoja en algunas partes. El cadaver estaba cubierto con una especie de colcha ricamente decorada, que fue retirada para su exposición. Por cierto, dicha colcha desprendía un tremendo olor a cadáver que no podía ser eliminado por más que se ventilase. 
Tras el examen de los restos, el cardenal de Toledo, ordenó que el cadáver de Sancho IV fuera vestido con un hábito franciscano, y depositado de nuevo en su mausoleo del presbiterio de la catedral toledana.




Del mismo modo, la corona hallada en el sepulcro de Sancho IV en la catedral de Toledo en 1948, muestra la señal del castillo rematándola con ocho de ellos, y sin duda debió pertenecer al propio Alfonso VIII, siendo realizada probablemente a finales del siglo XII o principios del XIII, dejando en ella una muestra de la aceptación total de esta señal como la propia del rey y reino de Castilla, colocándola en su principal insignia, la Corona.

Es cierto que en el testamento de Alfonso X se dice: “E mandamos otrosí que… las coronas con las piedras e con los camafeos, e sortijas, e otras cosas nobles que perteneçen al Rey, que lo haya todo aquel que con derecho por nos heredare el nuestro señorío mayor de Castilla e León” (“Testamento del rey Alfonso, otorgado en Sevilla a 8 de noviembre de 1283”), texto que claramente parece hacer referencia a esta Corona, pero no dice que la haya ordenado hacer este rey, sino que “pertenece” al Rey, y por tanto no se opone a la teoría de que fuera hecha en época de Alfonso VIII y la hubieran heredado Fernando III y luego Alfonso X, que la lega a quien le suceda “con derecho” en el trono (recordemos la polémica sucesoria y la lucha entre el futuro Sancho IV y los infantes de la Cerda), por ello debió apropiarse de ella Sancho IV, que terminó enterrándose con ella, tal vez como un último acto que mostrara su cuestionada legitimidad como rey..

Esto va a ocurrir en Castilla a partir de 1175, a imitación de lo que estaba ocurriendo en León, que usaba un emblema parlante para identificar al reino, y ahora Castilla quería con ello afirmar su propia identidad y obviar cualquier resto de la histórica superioridad leonesa, eligiendo para representarlo una imagen que aludiera al nombre del reino, lo que de nuevo demuestra las raíces populares y la vitalidad de los usos emblemáticos en estos años. Poco después, hacia 1180, el castillo se extenderá a las monedas, también apareciendo como señal, para luego aparecer en el escudo que porta el rey en la figura ecuestre de los sellos (1185) y a partir de entonces se amplía enormemente su presencia en tejidos, miniaturas, objetos de orfebrería, sepulcros, claustros, edificios etc…y se hizo común hasta el final del reinado de Alfonso VIII
  




El taller de Silos estuvo bajo la protección del rey Alfonso VIII y de su mujer Leonor de Aquitania, siendo además (junto con la corte) los principales consumidores, adquiriendo tanto obras de temas religiosos como obras suntuarias de uso personal la corona de los camafeos salio de los talleres de Silos.


"La corona es sencilla, y está compuesta por ocho placas articuladas y flexibles, ocho placas rectangulares, cada una de 7 x 4,5 cm; un castillo encima de cada placa, fundidos con el mismo molde, ya que son todos idénticos donde se alternan Cuatro de las piezas llevan zafiros: dos sin tallar, dos tallados toscamente cuatro placas llevan camafeos, probablemente romanos, reutilizados: tallas de marfil montadas en óvalos de ágata., mientras que en cada placa se erige un castillo de tres torres para destacar el reino de Castilla"


Problamente Alfonso VIII tenia su corona como señal dede 1185 y a partir de entonces se amplía enormemente su presencia en tejidos, miniaturas, objetos de orfebrería, sepulcros, claustros, edificios etc y este caso fue su principal  valedor del castillo ya que dicha corona presidio mucha de las batallas de que Alfonso VIII capitaneo como las de Las Navas de Tolosa he hizo común como señal y no como escudo hasta el final del reinado de Alfonso VIII



La corona presidio mucha de las batallas que Alfonso VIII capitaneo como las de Las Navas de Tolosa he hizo común la corona como señal y no como escudo hasta el final del reinado de Alfonso VIII




Posiblemente la corona primigenia de Alfonso VIII la cual se ponía siempre que emprendía una batalla junto con su armas y armadura, no tenia zafiros ni camafeos que se pusieron posteriormente era plegable y desmontable utilizaba el castillo como emblema parlante de Castilla y arma heráldica regia.


La corona de los camafeos es de siglo XII con modificaciones posteriores; la corona consiste en ocho placas rectangulares, cada una de 7 x 4,5 cm; un castillo encima de cada placa, fundidos con el mismo molde, ya que son todos idénticos. y desmontable para custodiarlo en un estuche de cuero.
Cuatro de las piezas llevan zafiros: dos sin tallar, dos tallados toscamente.las otras cuatro placas llevan camafeos, probablemente romanos, reutilizados: tallas de marfil montadas en óvalos de ágata.corona  original pudiera ser el alma de hierro. Más tarde y con el eco del hito de esta Batalla en la Historia de la Reconquista, que es la propia Historia de España, se la enriquecería por pura y lógica falta documentación que pueda aclarar las dudas que plantea el estado actual de la corona de Alfonso VIII, pero teniendo en cuenta la costumbre de reformar y enriquecer las obras del pasado con un gran peso histórico, nos podemos hallar ante una auténtica joya del siglo XII, enriquecida en el XIII.

Los camafeos datan del siglo II y son “importantes” porque, de los cuatro bustos que exhiben, uno es del emperador romano Augusto y el resto son dos personajes masculinos y uno femenino no identificados aunque es probable que fueran familiares de Julio Claudio




Proceden estos camafeos de la antigua colonia romana de Clunia.




Camafeo siglo II  Staufico de la corona de Sancho IV talla sur italica del emperador romano Augusto  28 mm


Camafeo siglo II  Staufico de la corona de Sancho IV talla sur italica es probable que fueran familiares de Julio Claudio.28 mm


Camafeo siglo II  epoca romana imperial de la corona de Sancho IV una reprentacion de Onfalia 28 mm.


Camafeo siglo II  Staufico de la corona de Sancho IV talla sur italica es probable que fueran familiares de Julio Claudio.28 mm

Se trata en este caso de la denominada La corona como insignia de poder .la Corona de Camafeos. En este sentido podría interpretarse el testamento del 21 dc enero dc 1284 de Alfonso X, en el que dice «e las coronas (en plural en las tres copias) con las piedras e los camafeos... que lo haya Lodo aquel que con derecho por nos heredase nuestro señorío mayor de Castilla y León)».

Lógicamente ninguna de estas coronas es la conservada en la Catedral de Toledo con la que fue enterrado Sancho IV y que, según Sehramm, pertenecía a su bisabuelo Alfonso VIII (1158-1214). En su opinión debe vincularse a un momento en que los reinos estaban separados y por ello solo se utilizó el castillo como arma parlante de Castilla>».



Esta corona de Camafeos no constituye pues un ejemplo aislado ya que, posiblemente, fue utilizada por Alfonso VIII, Sancho IV, Alfonso X así como por Pedro I quien en su testamento otorgado en Sevilla cli de noviembre de 1362 dice: «otrosi mando a la dicha infanta doña Constanza, mi fija, la corona que fue de rey mio padre... en qéstan los camafeos»>’. A lo largo de este repertorio basado en distintas fuentes gráficas se ha pretendido señalar como los monarcas expresaron su concepción del poder mediante la utilización de determinada insignia regia, la corona. Idea que suele ir reforzada por la práctica de determinados rituales asociados a ella.

Otra obra que salio de taller de Silos con camafeos fue la Patena  de Santo Domingo de Silos  que hizo labrar el abad Santo Domingo de Silos, con que el bienaventurado santo Domingo decia misa a mediados del siglo XI, va la patena, otra joya de orfebrería que atesora el monasterio. La patena es un plato de 31 centímetros. Todo el borde lo forma una franja ancha; está adornada con ágatas, cornalinas, ópalos y cristales de roca, todos pequeños, pero de valor, y con figuritas que parecen representar algunas a divinidades egipcias. En ella lucen dos camafeos, de color amarillento el uno, con un busto de mujer, y negruzco el otro, con una inscripción en caracteres griegos. Acaso procedan estos camafeos de la antigua colonia romana de Clunia.





 Detalle del camafeo de la patena de Santo Domingo de Silos

En un primer momento, su simple introducción constituyó no solo un signo externo de poder sino un atributo que contenía y transmitía el poder haciendo al gobernante legítimo.

Teniendo en cuenta que la corona es el símbolo distintivo de la monarquía por excelencia, observamos que los elementos de este emblema le dan una serie de valores indispensables como rey.


Primeramente, vemos la utilización de los castillos heráldicos, idénticos a los que se encuentran en las monedas castellanas de la época. Éstos nos trasladan a la identidad del reino: Castilla. En segundo lugar, el material principal de la corona es la plata, un metal que sólo el rey podía llevar en la cabeza. Este metal de refulgente brillo blanquecino es símbolo de lo divino, está unido estrechamente a Dios, a la luz como inicio de todo, a la inteligencia suprema y a la verdad absoluta.

En tercer término, está la utilización de los zafiros, importantes por piedra preciosa y por su color. Se considera que la piedra bruta es creada por Dios, por lo que las piedras preciosas se tienen por luz divina congelada, palpable y visible. El color azul, durante el siglo XIII, se convirtió –junto con el rojo– en un color inherente a la función regia. Además el azul se relaciona con Jesús, con la Virgen, con el Espíritu Santo y la santificación que de todos ellos emana. También se le relaciona con la estabilidad.89

Esta evaluación nos conduce a situar esta corona en concreto como un elemento que vinculaba al rey Bravo con la divinidad: es esencial ver en ella un símbolo que fundamenta la posición y derechos de Sancho al trono como una decisión divina y, por lo tanto, estamos ante un rey sacralizado. Este es un paso más dentro de la sacralización buscada para el rey Bravo, como lo era también la intención de Álvaro Pelayo al otorgarle poderes taumatúrgicos.



La decisión de Sancho en la utilización de la plata encuentra su justificación al saberse que el oro se ve como un metal que conduce a Dios, sin embargo, la plata es un metal que indica que la santificación está dentro de su persona: no es que Sancho vaya de camino a Dios, es que Dios está en él. También, se debe tener en cuenta que la utilización de la plata nos muestra que El Bravo estaba tocado por Dios y poseía la sabiduría divina, elemento esencial para guiar y enseñar el camino a su reino.

Al enterrarse con la corona nadie más podría llevarla, quedando legitimado hasta en la muerte y fue, dado este supuesto, el único y verdadero rey de Castilla. Otro elemento con el que se entierra Sancho IV es una espada lo cual tiene suma importancia,91 ganando casi en valor a la corona ya que su simbolismo se cierra en torno a lo justo y el derecho de conquista. La espada acompaña a muchos caballeros y nobles, así que no es de extrañar que también se utilice en enterramientos regios


Sancho IV con la corona de los camafeos

Problamente la corona se custodiaba estuche de cuero repujado donde se guardaba y su decoración se puede remontar hasta los años del Rey Alfonso VIII o incluso hasta el siglo XII. Su decoración problamente se hallaba un felino, que podría aludir Leonor Plantagenet (esposa de Alfonso VIII) 



Alfonso VIII con la corona de los camafeos descubierta en 1947 en la catedral de Toledo



La corona como insignia de poder 
Simplemente como ejemplo de esta rapidísima expansión de la heráldica castellana en Europa hay que citar una vidriera (parte norte del coro) de la catedral de Chartres donde aparece un caballero (en realidad un monarca, ya que el casco lleva corona real) que porta en su brazo izquierdo un escudo triangular que muestra en campo de gules el castillo de oro de tres torres, es decir las nuevas armas de Castilla, que se repiten en el gonfalón de tres colas que lleva en la mano derecha.


                   Sainte-Chapelle de París, capilla alta. Detalle de la vidriera del oratorio de la reina

Recordemos que en 1200 la hija de Alfonso VIII, Blanca, se había casado con Luis VIII, rey de Francia, y llevará con ella las novedades y usos heráldicos castellanos, como puede verse en la decoración de la Sainte Chapelle de París, donde se alternan en igualdad de condiciones las lises y los castillos, o en el propio sello de la reina, cuyo contrasello tiene una leyenda muy significativa: Blanca, hija del rey de Castilla; que muestra como tipo principal un castillo rodeado de tres lises.



. Sainte-Chapelle de París, capilla baja. Detalle de las columnas

El enigmatico castillo no fue un elemento original sino colocado unos años después prueba de ello en la arcadas en Palamos, hay una forma de cavidad que sugiere que algo falta, probablemente, otro castillo que iria encajado en dicha cavidad como ocurre en el otro centros galería formado por cuatro fustes Hay una cavidad cuadrangular sobre el salmer que pudiera corresponder a la inserción de algún elemento labrado en este caso es un castillo Probablemente, un castillo que iria encajado en dicha cavidad como ocurre en el otro centros galería formado por cuatro fustes,

Entre 1166 y 1175 Alfonso VIII le concede varias donaciones al monasterio de San Pedro de Arlanza y el potencial alcanzado durante este ultimo tercio del siglo, lo pone de manifiesto el numero de monjes con que contaba, similar al del vecino Santo Domingo de Silos e incluso superior a finales del siglo XII. Fue habitual que el emblema del castillo se presentara como señal y no dentro de un escudo.
¿ que hace una cabeza de leópardo de bajo del castillo? en la foto de 1945 es escudo de armas de Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra y reina consorte de Castilla de 1170 a 1214.he seguido donde aparece un leopardo tallado en el mismo claustro, pero ni armado ni lampasado , del Ducado de Aquitania.

Porque en claustro de Palamos indica  que es autentico y en el representa a castilla y  su esposa Leonor Plantagenet representando a reino de Castilla y Ducado de Aquitania 
en la Torre del Tesoro de San Pedro de Arlanza en  Camara del Tesoro o Sala Palatina las pinturas que representa  el castillo como simbolo de Castilla no como escudo, si como señal y la recreanción inferior el leopardo el escudo de armas de Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra y reina consorte de Castilla 



Fresco expoliado con una de las pinturas más antiguas (hacia 1210) que se conservan del escudo y pendón de Castilla, originario deSan Pedro de Arlanza, puede verse hoy en el Museo Nacional de Arte de Cataluña diseñado por la hermana de Ricardo Corazón de León son una de las pinturas más antiguas (hacie 1210) que se conservan del escudo y pendón de Castilla, originario de San Pedro de Arlanza, puede verse hoy en el Museo Nacional de Arte de... Cataluña. Dicho escudo tambien campea en el Claustro romanico de Palamos posiblemente el claustro románico de San Pedro de Arlanza tambien expoliado

“El castillo es falso,pero no inventado”

El castillo, con tres torres, rematadas las laterales en tre merlones y la del homenaje en cuatro, con doble muralla y puerta almenada en el centro, corresponde igualmente a modelos en uso durante la misma centuria. en las pinturas de Arlanza.

Uno de los elementos que más había llamado la atención a Gerardo Boto en la fotografías que había visto del claustro era un relieve del castillo de rey Alfonso VIII (1155-1214) representado en una de las arcadas.

Según Boto las explicaciones posibles son solo dos: Que la persona que decidió colocarlo en el siglo XX fuera un experto erudito que dominaba la xilografía y conocía que este castillo, y ningún otro, era el símbolo del monarca contemporáneo a la construcción del claustro, pese a que eran poquísimas las representaciones que se conocían en 1930; o, más probable, que el tallador no se lo inventó, sino que copió un original muy deteriorado, que se decidió reponer por otro nuevo cuando se remontó en Madrid.

“Aunque no tengo todos los elementos de juicio, me parece que es falso, pero no inventado", concluye.

No fue repuesto por otro nuevo si no que fué retocado y añado ¿como no comenta la cabeza de leopardo que se encuentra debajo del castillo?  posiblemente es el escudo o señal de Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra y reina consorte de Castilla de 1170 a 1214





Sobre el haz de cuatro columnas del perfil norte hallamos un castillo esquemático, perfilado por tres torres con merlones y sendas ventanas, cuyo paralelo más evidente se puede reconocer en la silografia del rey Alfonso VIII. Se trata de un emblema heráldico castellano empleado al menos a partir de 1176. ¿Qué sentido tiene incrustar este signo regio de Castilla en un claustro realizado en época moderna?

Una de las cosas que abría que averiguar  si el castillo representado en las arcadas fue puesto en la construcción del claustro en Ciudad Lineal Madrid o Posteriormente en Palamos lo que nos llevaría decir unos u  otros conocían  la procedencia o bien verbal o en contrato de compra y venta del mismo

En la fotografía tomada de esta arcada en Palamos, hay una forma de cavidad que sugiere que algo falta, probablemente, otro castillo que iria encajado en dicha cavidad como ocurre en el otro centros galería formado por cuatro fustes, por esa causa  claustro no se encuentre los castillos originales cuando se desmontaron por primera vez se perdieron o destrozaron y en su lugar se halla puesto una reproducción.


Hay una cavidad cuadrangular sobre el salmer que pudiera corresponder a la inserción de algún elemento labrado en este caso es un castillo 



Probablemente, un castillo que iria encajado en dicha cavidad como ocurre en el otro centros galería formado por cuatro fustes, ver la cavidad sin el castillo.


Imágenes del castillo que decora una de las alas del claustro de Mas del Vent: a la izquierda la imagen en Ciudad Lineal , a la derecha en Palamós. Nótese que la superficie ha sido trabajada con una incisión más profunda para definir más los sillares del castillo , lo que ha dado lugar a una reducción del tamaño de las ventanas lo que prueba que el castillo viene de una época anterior al montaje en Ciudad Lineal (Madrid) en 1930 ¿ que hace una cabeza de león de bajo del castillo en la foto de 1945?

Uno de lo grandes errores que se ha escrito sobre las pinturas de la camara del tesoro en San pedro de Arlanza es confundir un leopardo pintado en la Camara del Tesoro por un leon Los autores de la obra, y también de las mencionadas miniaturas, podrían ser de origen británico. Metropolitan de Nueva York exhiben pinturas procedentes de su sala capitular pintadas por el maestro Endestens posiblemente a finales de XII ycomienzos del siglo XIII.


Foto San Pedro de Arlanza  Metropolitan de Nueva York 

Una de las diferencias fundamentales en heráldica entre los leopardos y los leones es que los primeros «tienen siempre la cabeza de frente, mostrando los dos ojos» y los segundos «son siempre de perfil, y no descubren sino uno solo», . Es por ello que, frente al blasón en inglés que reza «a Lion face» ~ «una cara de león», en castellano escribo «una cabeza de leopardo»

Lo he blasonado como un leopardo, que es como se denomina al león cuando es pasante, «león, que su postura natural es rampante;... a diferencia del leopardo, que es... siempre pasante» y «los leopardos tienen... la cabeza de frente, mostrando los dos ojos,... los leones son... de perfil, y no descubren sino uno solo... Su postura no es nunca rampante, como la del león, sino pasante;... si alguna vez los leopardos sé ponen rampantes se blasonan leopardos leonados,... y del mismo modo se blasonan los leones leopardados, quando son pasantes.».

Para esta interpretación del escudo de armas de Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra y reina consorte de Castilla de 1170 a 1214.he seguido donde aparece un leopardo de oro, pero ni armado ni lampasado , del Ducado de Aquitania.


Foto escudo Ducado de Aquitania

Armerías de la reina interpretadas por mí de la manera siguiente: la boca del escudo de armas es apuntada y redondeada; tanto el campo, como la cabeza de  leopardo y la corona real abierta .


Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra y reina consorte de Castilla de 1170 a 1214.he seguido donde aparece un leopardo de oro, pero ni armado ni lampasado , del Ducado de Aquitania


Cabeza leopardo esculpida junto con el castillo(quiero decir hecha de una misma pieza) del Claustro románico de Palamos posiblemente reprentaba al escudo o señal de Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra

Fue hija de Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, esposa de Alfonso VIII de Castilla y madre de 10 hijos de los que haya constancia documental, siendo su hija mayor la reina Berenguela de Castilla.

Entre 1166 y 1175 Alfonso VIII le concede varias donaciones al monasterio de San Pedro de Arlanza y el potencial alcanzado durante este ultimo tercio del siglo, lo pone de manifiesto el numero de monjes con que contaba, similar al del vecino Santo Domingo de Silos e incluso superior a finales del siglo XII.

Fue habitual que el emblema del castillo se presentara como señal y no dentro de un escudo.


Foto claustro Ciudad Lineal 1932 con escudo del castillo

Y porque todo esta explicación Imágenes del castillo que decora una de las alas del claustro de Mas del Vent: a la izquierda la imagen en Ciudad Lineal , a la derecha en Palamós. Nótese que la superficie ha sido trabajada con una incisión más profunda para definir más los sillares del castillo , lo que ha dado lugar a una reducción del tamaño de las ventanas lo que prueba que el castillo viene de una época anterior al montaje en Ciudad Lineal (Madrid) en 1934 ¿ que hace una cabeza de leópardo de bajo del castillo? en la foto de 1945 es escudo de armas de Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra y reina consorte de Castilla de 1170 a 1214.he seguido donde aparece un leopardo tallado en el mismo claustro, pero ni armado ni lampasado , del Ducado de Aquitania.
Porque en claustro de Palamos indica  que es autentico y en el representa a castilla y  su esposa Leonor Plantagenet representando a reino de Castilla y Ducado de Aquitania 




Cuna del parlamentarismo: ni Inglaterra ni León, San Pedro de Arlanza en Castilla fue el primer parlamento del mundo

Se abrazan los leoneses a una conclusión oficial de la Unesco que se ampara en los Decreta de 1188 para asentar sus convicciones a tal respecto. Esos Decreta confirmarían que fue el Reino de León donde se instauró por vez primera el parlamentarismo en el mundo. Es la primera vez que existen testimonios escritos, pero no orales.

Sin embargo, no parece ser esa la auténtica verdad histórica.
En 1187 el rey castellano Alfonso VIII convocó a los representantes de las 50 ciudades más importantes de Castilla. Ese fue el primer Parlamento del mundo
Don Claudio Sánchez Albornoz, el medievalista español más grande de todos los tiempos, que durante su exilio argentino tras la Guerra Civil presidió la II República española, lo tiene así acreditado en su monumental obra en la que estudia la España medieval..

Alfonso VIII de Castilla  forjó la identidad nacional castellana. Desde esa identidad castellana se forjaría después la Nación española
En efecto. En 1187 el rey castellano Alfonso VIII debía autorizar el matrimonio de su hija mayor Berenguela con el príncipe germánico Conrado, a la sazón hijo de Federico I Barbarroja. Quiso el monarca castellano, que no lo debía ver muy claro, conocer la opinión de su pueblo. A tal efecto convocó en   a los notables de su corte, entre ellos, obispos, generales castrenses, condes y duques, el contable mayor del reino y asesores personales. Pero no sólo. Por vez primera convocó a los representantes de las 50 ciudades más importantes de Castilla. Ese fue el primer Parlamento del mundo.
No el de León

Fue un año más tarde, 1188, cuando el rey de León, Alfonso IX, reúne en el formidable claustro de la Colegiata de San Isidoro de la capital leonesa a una alta curia de sus posesiones. El rey Alfonso toca generala no sólo para los notables sino también a representantes de las ciudades de la hoy provincia de León. Dice Escolar que “entonces ya había una incipiente burguesía rica que tributaba sus denarios para las arcas reales. A partir de entonces a ese nuevo órgano de apoyo al monarca se le denomina “Cortes”, que terminarán por alcanzar un grado permanente e inviolable dentro de las instituciones medievales de Castilla y León.




en la Torre del Tesoro de San Pedro de Arlanza en  Camara del Tesoro o Sala Palatina las pinturas que representa  el castillo como simbolo de Castilla no como escudo, si como señal y la recreanción inferior el leopardo el escudo de armas de Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra y reina consorte de Castilla 



Tumba en el Monasterio de las Huelgas (Burgos) de Alfonso VIII y Leonor Plantagenet


Entre las comparaciones con este ciclo de pintura mural de San Pedro de Alanza, se encuentra la del leopardo pasante  con el dibujado debajo de la figura del rey Alfonso IX casado Berenguela de Castilla , hija del rey Alfonso VIII y de su esposa la reina Leonor de Plantagenet, fue reina de Castilla  en 1217 y reina consorte de León entre 1197 y 1204 por su matrimonio con el rey Alfonso IX


 Reproducción del leopardo escudo Ducado de Aquitania es mismo que la pintura mural de la Torre del Tesoro de San Pedro de Arlanza 



Comparación pintura de San Pedro de Arlanza con el dibujo 

Se trata de unas pinturas poco comunes por su marco y temática profanos; el único conjunto similar en España parece ser el de la sala capitular de Villanueva de Sigena (Huesca). En ambos casos el contexto parece haber sido similar: una sala utilizada por los dignatarios que visitaban el monasterio, favorecido por la nobleza y los reyes; aunque en el caso de Arlanza la falta de datos no permite asegurarlo
La torre del Tesoro San Pedro de Arlanza


Tumbas de Alfonso VIII de Castilla y  Leonor Plantagenet Princesa de Inglaterra
Con sus escudos correspondientes el de Alfonso VIII un Castillo y el de Leonor unos leopardos

 ¨Es evidente que podria darse una clara correspondencia entre Castilla y Aquitania¨ , Tal es asi que escudo de castilla lo diseño  Leonor Plantagenet (esposa de Alfonso VIII)



Retrato del rey Alfonso VIII (1155-1214), de rodillas, orando ante un libro abierto. Ciñe su cabeza una corona real (no la corona de los camafeos ya que era desconocida en aquella epoca fuedescubierta en 1947 en Toledo); el rostro compungido, la mirada baja, en actitud de recogimiento. Une las manos, elevadas y despegadas del pecho, enfundadas en guantes blancos. Viste un riquísimo atuendo compuesto por una saya bordada en oro, con orillos dorados y flecos en las embocaduras de las mangas y en el bajo de la saya. Cubre los hombros con un mato rojo bordado en oro, abrochado con un fiador también dorado, todo él ribeteado por piel de armiño y una esclavina de la misma piel. Sobre el pecho, un riquísimo collar de oro y pedrería, estilo reyes católicos. Sus rodillas descansan sobre un cojín rojo con borlas doradas, semejante al que soporta el libro abierto. Un tapete de color azul con adornos geométricos cubre el reclinatorio.

Desconocemos el nombre del pintor de este retrato, que posiblemente sea el citado en 1665 por Antonio Lupián Zapata en su Epítome de la Vida y muerte de la reina Doña Berenguela primogénita del rey Don Alonso el Noble, cuando describe cómo era físicamente el rey “Un retrato suyo permanece en el altar mayor del Hospital del Rey en Burgos: Era de estatura más que mediana, de rostro hermoso, en quien sobresalía lo encendido; la frente, sin desproporción, abultada, el cabello de color de la barba, tibiamente negro, los ojos garzos, la nariz inclinada a grande, sin desmesura que ocasionara fealdad”. Esta pintura, con ligeras variantes, fue tomada como modelo para hacer el grabado que ilustra la biografía del rey, escrita en 1783 por el Marqués de Mondéjar. Cristóbal Villanueva lo pintó y Bartolomé Vázquez lo grabó. En la introducción del libro el marqués de Mondéjar dice: “El retrato del rey que va al principio, le ha comunicado con mucha generosidad y prontitud la Ilma. Sra. Doña Mª Teresa de Chaves, Abadesa del real Monasterio de las Huelgas de Burgos (1774-1777), copiado de uno de los mejores originales que se conservan en aquella Santa Casa Monumento eterno de la Religión y grandeza de nuestro D. Alonso.”
Tant

Retrato de la reina Leonor de Inglaterra (1161-1214), esposa de Alfonso VIII. Ciñe su cabeza una riquísima corona real, en oro y piedras preciosas, al estilo de Isabel la Católica. Cubre el cabello con un finísimo velo transparente, que enmarca su sereno rostro en un óvalo. Recoge la toca sobre el pecho con un broche de pasantía estilo reyes Católicos. El tratamiento del rostro y las transparencias del velo recuerdan en cierto modo al retrato más conocido de Isabel la Católica de Juan de Flandes, que estuvo en la Cartuja de Miraflores y que probablemente pudo conocer el anónimo pintor burgalés que pintó el de la reina Leonor.
El vestido de Leonor se compone de corpiño rojo salpicado de adornos dorados y falda en gris plateado con elementos también en oro. Cubre los hombros con un elegante manto azul y ramos en oro. Une sus manos desnudas en actitud orante y sobre el cojín rojo descansa un libro abierto, dispuesto sobre un reclinatorio forrado con un tapete rojo y plata, haciendo pareja con el retrato de su esposo Alfonso.
El pintor ha utilizado los mismos elementos característicos de los retratos de corte: un lujoso cortinaje y un espacio interior arquitectónico, en este caso de tipo religioso, que nos induce a pensar en la iglesia del Hospital del Rey, donde se describe un retrato de la reina a finales el siglo XVII.






El famoso castillo dorado sobre campo rojo. La elección de los colores no fue al azar: Leonor estaba acostumbrada a los leones de oro sobre campo de gules de su dinastía, y además, estos colores contrastaban grandemente con los de los leoneses en el campo de batalla.

En cuanto a la relación con los colores del escudo (metales y esmaltes en terminología heráldica), se ha comprobado que la fórmula del «oro sobre gules», se encontraba ya fijada por lo menos desde el reinado de Fernando III. Esta selección pudo estar determinada por la heráldica de la esposa del rey Alfonso VIII, la reina Leonor de Plantagenet, hija del rey Enrique II de Inglaterra. Las armas de la reina fueron las reales inglesas, consistentes en tres leones pasantes o leopardos (en la heráldica no se diferencian) de oro sobre gules. Éstas, que son uno de los emblemas heráldicos más antiguos, tuvieron mucho eco en aquel momento debido a la facilidad que ofrecían para ser identificadas a distancia. Esta hipótesis se ve reforzada por el hecho de que la boda de Alfonso VIII y Leonor Plantagenet se celebró entre 1170 y 1176, fechas inmediatamente anteriores a la de la adopción del emblema de acuerdo con las fuentes conservadas. Faustino Menéndez Pidal de Navascués expone como otra posible causa para la elección de esta combinación de colores, el hecho de ser la que aparece con más frecuencia en los escudos de armas. La selección del tercer color, empleado en la puerta y ventanas, el azur (azul) pudo estar en el contraste que ofrece con los otros dos o deberse a que era el tercer color más utilizado después de los anteriores.

Fue habitual que el emblema del castillo se presentara como señal y no dentro de un escudo. Podemos observarlo en los sepulcros de los reyes Alfonso VIII y Leonor, en el Monasterio de las Huelgas (Burgos). Estos sepulcros se encuentran decorados con las armas inglesas de la reina y el castillo, representado como señal pese a que las anteriores se encuentran en un escudo. En todas las monedas castellanas del momento, el castillo figura como señal y no como parte de un blasón. En dos estolas que bordó la propia reina Leonor, entre el año 1197 y 1198, figuran varios castillos como señal colocados en fila en cada una de ellas. Una de las primeras representaciones del castillo en un escudo, fue encontrada en un brocado de color verde que fue depositado en el sepulcro de Alfonso VIII. Y en el claustro románico de Palamos.


Estolas bordadas con el castillo por Leonor de Plantagenet se encuentran en el Museo de San Isidoro de León

Estolas de la reina Leonor de Inglaterra. siglo XII. Seda y oro tejido en telar de galones. Real Colegiata de San Isidoro de León

Fueron tejidas por las propias manos de la reina Leonor Plantagenet hermana de Ricardo Corazón de Leon, esposa de alfonso VIII. Realizadas en un pequeño telar de cartones o tabletas como los que se utilizan para hacer los galones, y decoradas con castillos enfilados de tres torres y almenas puntiagudas, puertas dobles partidas por mainel como las ventanas en el cuerpo central, otras dos sencillas en las torres laterales y cinco óculos en la fachada. Termina con cruces potenzadas, rematando en flecos. Muestra una inscripción en letras mayúsculas góticas: ALIENOR REGINA CASTELLE FILIA HENRICI NREGIS ANGLIE ME FECIT SVU ERA MCCXXXV ANNOS. O sea, Leonor reina de Castilla hija de Enrique rey de Inglaterra me hizo en 1197. En la otra estola la incripción es la misma pero cambia la fecha a 1198, es decir que iba a estola por año.

Trabajada en oro y seda carmesí sobre fondo gris con pasamanerías de técnica inglesa.



Éstas, que son uno de los emblemas heráldicos más antiguos, tuvieron mucho eco en aquel momento debido a la facilidad que ofrecían para ser identificadas a distancia. Esta hipótesis se ve reforzada por el hecho de que la boda de Alfonso VIII y Leonor Plantagenet se celebró entre 1170 y 1176, fechas inmediatamente anteriores a la de la adopción del emblema o señal de Castilla  también diseño el castillo como señal del claustro románico de San Pedro de Arlanza hoy remonatado en la ciudad de Palamos (Girona). En todas las monedas castellanas del momento, el castillo figura como señal y no como parte de un blasón. En dos estolas que bordó la propia reina Leonor, entre el año 1197 y 1198, figuran varios castillos como señal colocados en fila en cada una de ellas Bellísimas son las dos estolas bordadas por Leonor Plantagenet para San Isidoro de León
en los años 1197 y 98, según acreditan sus inscripciones : hiciéronse a mano, sobre un tejido gris muy compacto, a punto de media, y bordadas luego en oro y seda carmesí, con castillos heráldicos y Cruz de Jerusalén, también denominada Cruz de las Cruzadas, es una cruz heráldica y un símbolo del cristianismo. En recuerdo a su hermano Ricardo Corazón de León 



Ricardo Corazón de León con la Cruz de las Cruzadas
.
El diseño más esquemático de la Cruz de Jerusalén es conocido como "Cruz de las Cruzadas", ya que fue la enseña entregada a los cruzados por el papa Urbano II durante la Primera Cruzada. Esta cruz fue adoptada como símbolo del Reino de Jerusalén. Las cuatro cruces de menor tamaño simbolizan para algunos a los cuatro evangelistas y para otros los cuatro puntos cardinales por los que el mensaje de Cristo se difundió desde Jerusalén.





San pedro de Arlanza con su claustro romanico posiblemente el montado en Mas del Vent Palamos

En 2014 se ha conmemorado el 800 Aniversario de la muerte del rey Alfonso VIII. Este rey castellano nació en Soria en 1155 y era hijo de Sancho III, al que sucedió a su muerte cuando únicamente tenía 2 años. Durante su minoría de edad se puso en marcha la regencia, sometida a los distintos vaivenes políticos del momento, especialmente entre los Lara y los Castro.


Miniatura medieval de Alfonso VIII con su esposa Leonor situada a izquierde y la representación de escudo de Castilla recupera en 1170 como simbolo castellano

Se piensa que el castillo de Uclés, en la actual provincia de Cuenca, inspiró la forma del símbolo heráldico de Castilla

Tras el desastre de Alarcos en 1195, Castilla lideró la campaña de las Navas de Tolosa en el año 1212, con una resonante victoria que dejó despejado el camino definitivo hacia Andalucía. Después de esta batalla, se considera que Alfonso VIII mandó poner en su pendón el castillo de oro sobre campo bermejo, aunque el castillo ya se plasmaba como símbolo heráldico en sellos reales y signos rodados desde 1178. Se piensa que el castillo de Uclés, en la actual provincia de Cuenca, inspiró la forma del símbolo heráldico de Castilla, como se aprecia en la miniatura del Tumbo Menor de Castilla, donde aparecen representados Alfonso VIII y su mujer Leonor en la entrega de dicho castillo a la Orden de Santiago.



Cuatro años después de su mayoría de edad y coronación en Burgos en 1170, Alfonso entregó el Castillo de Ucclès a la Orden de Santiago. En el documento que menciona este hecho se ve el signo de la autoridad administrativa y armada combinada (XXP), tal como lo utiliza su predecesor.
También se observan tres innovaciones:

1. Un castillo, aparentemente simbolizando Castilla
2. Un sello circular con este castillo rodeado por una leyenda
3. Una bandera roja que muestra al rey a caballo, coronada, balanceando una espada y con una cruz procesional en su mano izquierda.
4. La cruz de la Orden de Santiago

El rey Alfonso VIII da el castillo de Uclès a la nueva Orden de Santiago. 09.01.1174.
Tumbo Menor de Castilla. En la inicial una cruz cuadrada y christogram XRS



1198 Sello ecuestre. Brazos: ?. L .: X SIGILLVM: REGIS ALDEFONSI:
1198 Counterseal: Castillo con tres torres. L .: X REX: TOLETI: ET: CASTELLE :. [17]

Pues bien, tal vez sea coincidiendo con el diseño del nuevo sello de plomo, y también con la fabricación del siguiente modelo del sello de cera, cuando aparezca por primera vez el emblema del castillo, claramente ocupando la totalidad de una de las caras, tanto en los modelos de cera como de plomo (hacia 1176 o poco antes), y en los modelos de 1185 y siguientes aparece ya de forma visible el castillo en el escudo de la figura ecuestre y en el caparazón del caballo44, completando así su evolución. Como ejemplo a continuación vemos unos modelos de sello de plomo de los años 1185 y 1198






Añadimos un dibujo del anverso del sello de Alfonso VIII donde se aprecia perfectamente el castillo dentro del escudo, que aparece en la portadilla del libro de Manuel Gómez Moreno, El panteón real de la Huelgas de Burgos, Madrid, 1946. Ejemplo de la importancia del documento con sello de plomo, y la representación del mismo es la famosa imagen que recuerda la donación del castillo de Uclés a la orden de Santiago, donde se aprecia como los reyes hacen entrega del documento al Maestre de la Orden (Pedro Fernández de Fuente Encalada),

Donde se puede ver claramente el sello pendiente de un tamaño anormalmente grande, para que el observador pueda identificarlo, mostrando además la cara donde aparece la señal de Castilla con la leyenda “SIGILLUM : A(defonsi) : REGIS : CASTELLA”46. Entre el maestre de la orden y la representación de un caballero (quidam frater), aparece la imagen de la fortaleza de Uclés, sobre cuya torre central se coloca el pendón que muestra a Santiago Apóstol montado sobre un caballo, con espada en la mano derecha y cruz en la izquierda, que es una representación fiel del pendón original que el arzobispo de Compostela había entregado a la Orden y que sabemos ondeaba en la torre del homenaje del Castillo de Uclés.

Como hemos visto, con Alfonso VIII se crea el emblema del castillo como “señal” y poco después tendrá lugar la formación, a partir de ella, de las “armas”, existiendo una correlación entre la manera de incluir el emblema en el sello y su significación o sentido: signo adscrito al reino cuando se sitúa sólo en el reverso, y al linaje o familia, transmisible a todos sus descendientes, al ser llevado sobre la propia persona en la figura ecuestre del anverso



Esto va a ocurrir en Castilla a partir de 1175, a imitación de lo que estaba ocurriendo en León, que usaba un emblema parlante para identificar al reino, y ahora Castilla quería con ello afirmar su propia identidad y obviar cualquier resto de la histórica superioridad leonesa, eligiendo para representarlo una imagen que aludiera al nombre del reino, lo que de nuevo demuestra las raíces populares y la vitalidad de los usos emblemáticos en estos años. Poco después, hacia 1180, el castillo se extenderá a las monedas, también apareciendo como señal, para luego aparecer en el escudo que porta el rey en la figura ecuestre de los sellos (1185) y a partir de entonces se amplía enormemente su presencia en tejidos, miniaturas, objetos de orfebrería, sepulcros, claustros, edificios etc…y se hizo común hasta el final del reinado de Alfonso VIII




Castillo de Castilla, 1210 ca
Desde el monasterio de San Pedro de Arlanza (provincia de Burgos).
Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona



Fragmento del manto de Alfonso VIII
Desde su tumba (Coll. Museo de Telas, Burgos)


 Castillete (Monasterio de San Andrés de Arroyo, Palencia) El castillo, sobre el tejado del presbiterio


Metopa del castillo en galería septentrional del Templo

El Monasterio de San Andres de Arroyo fue fundación real llevada a cabo el 23 de abril de 1181 por Alfonso VIII y su esposa doña Leonor desde Burgos, y consagrado 41 años más tarde en 1222 monasterio cisterciense femenino ,  dependiente de Santa María la Real de Las Huelgas de Burgos.



Torre del Monasterio de las Huelgas (Burgos)


  Fue fundado en 1187 por el rey Alfonso VIII de Castilla y su esposa Leonor de Plantagenet Se cree que esta obra del monastrio se hizo entre 1180 y 1215 con artistas de la reina Leonor, mientras que el resto fue de 1215 a 1220 con los maestros franceses de Fernando III el Santo.
Consta de varios pisos, los dos últimos con ventanas para las campanas. Tiene adosado un husillo cilíndrico (escalerilla de caracol); arriba hay una balaustrada calada sobre matacanes. Como remate de los contrafuertes están esculpidos los emblemáticos castillos tallados en piedra, símbolos de la heráldica del rey Alfonso VIII. igual al castillo del Claustro románico de Palamos




Armas: Gules, un castillo con torre triple 
Los escudos son de una forma común a finales del siglo XII, principios del siglo XIII.

 Esta es la imagen más antigua de las armas de Castilla. Simboliza el poder armado del rey de Castilla, el escudo mismo que simboliza la autoridad armada (de Castilla)

El rey Sancho III tenía la custodia de su hijo al que había sido su propio ayo, Gutiérrez Fernández de Castro, «hombre de edad, sin hijos y de mermadas ambiciones». Finalmente, para alejar al rey-niño de todas estas conspiraciones, en un período de anarquía y luchas nobiliarias, fue trasladado a la villa ribereña de Aza, al cuidado del teniente de la localidad, don García Garcés de Aza y su esposa doña Sancha Pérez. Allí podría criarse como un niño más con los numerosos hijos del matrimonio.

Por tanto, durante un año, un rincón de la Ribera se convirtió en una peculiar Corte en la que el rey de Castilla no era más que un niño que, por su corta edad, no ejercía poder político alguno. En la fotografía que se reproduce bajo estas líneas vemos una vista de Aza, su torreón y parte de sus murallas a mediados de los años 50, cuando se realizaron varias fotografías para una publicación sobre Santo Domingo de Guzmán. En la imagen vemos niños por esas mismas calles que recorrería ese otro niño que era el rey Alfonso VIII.



La regencia fue ejercida por Manrique Pérez de Lara, al que sucedió a su muerte Nuño Pérez de Lara. Los gastos de la estancia en la villa de Aza de todo el cortejo del pequeño rey eran cuantiosos y por eso García Garcés de Aza solicitó ayuda económica a su padrastro, Pedro González de Lara. Finalmente se optó por el traslado a Soria tras el año en Aza. Esta estancia la podemos datar en 1160 dado que en un diploma fechado este año en San Salvador del Moral se dice «reinando el hijo del rey Sancho en Toledo y en Castilla García de Aza». El rey Alfonso VIII tendría entre 4 y 5 años. Algunos cronistas posteriores han afirmado que García Garcés de Aza y doña Sancha eran los padres de Santa Juana de Aza, la madre de Santo Domingo de Guzmán.

El vínculo de Alfonso VIII con la villa de Aza no cesó tras esta estancia durante su niñez. Ya en época adulta uno de sus mayordomos más cercanos era Pedro García de Aza y de Lerma, tal como figura en varios documentos datados entre 1195 y 1202. Además, a un efímero monasterio femenino del Císter situado en Aza donaría el rey Alfonso VIII numerosas fincas propiedad de la Corona situadas en Camarena y en Adrada de Aza.



La corona de Castilla

Pero si tenemos que destacar la protección de este rey a un monasterio ribereño no podemos olvidar la que prestó al monasterio de San Pedro de Gumiel. Silverio Velasco nos lo narra así: «En el año 1194 Alfonso VIII agregó el monasterio de San Pedro de Gumiel de Izán a la orden de Calatrava, de la que con San Raimundo de Fitero había sido pocos años antes fundador Fr. Diego Velázquez, varón de insigne santidad, el cual habiéndose retirado por este tiempo a dicho monasterio, murió y fue sepultado en él en 1196».

El autor cuenta que «este monasterio por su especial importancia fue uno de los que más influyeron en la vida religiosa de Aranda en los siglos medios, ayudando a ello la posesión que en ella tenía de unas aceñas, que le donó San Fernando, cuyo término se conoce aún con el nombre de los Monjes». Precisamente cuando en la primavera de 2012 sale a la luz la noticia de un claustro románico en la localidad gerundense de Palamós se sumó a la posibilidad de que procediera del monasterio de San Pedro de Gumiel, al figurar en los emblemas de Alfonso VIII.




En 1214 muere y es enterrado en el panteón real del monasterio burgalés de las Huelgas junto a su esposa, la reina Leonor, que solo le sobrevivió 

La primitiva bandera castellana podría haber consistido simplemente en un paño escarlata (rojo). La institución militar afirma que en el féretro del Conde Garci Fernández (995) se usaron paños color rojo carmesí para enterrar al dirigente castellano.
También se hace referencia a que en aquellos lugares donde estaba el conde se usaba un guión personal de él que consistía en el mismo paño rojo cruzado por una banda de oro. Esa bandera roja con la banda en oro sería la que luego inspiraría la aparición de la Banda Real de Castilla, conocida hoy por todos.

La subida al Trono de Alfonso VIII como Rey mayor de edad en 1170 precipita la recuperación del símbolo castellano tras la separación de León. Para ello el monarca soriano toma el paño rojo original de los Condes de Castilla, sobre el que dispone un emblema parlante: el castillo en oro. A partir de ahí la bandera de Castilla será unívoca y continentalmente conocida: castillo en oro sobre paño de gules.

Entre 1166 y 1175 Alfonso VIII le concede varias donaciones al monasterio de San Pedro de Arlanza y el potencial alcanzado durante este ultimo tercio del siglo, lo pone de manifiesto el numero de monjes con que contaba, similar al del vecino Santo Domingo de Silos e incluso superior a finales del siglo XII.

Fue habitual que el emblema del castillo se presentara como señal y no dentro de un escudo. Podemos observarlo en los sepulcros de los reyes Alfonso VIII y Leonor, en el Monasterio de las Huelgas (Burgos). Estos sepulcros se encuentran decorados con las armas inglesas de la reina y el castillo, representado como señal pese a que las anteriores se encuentran en un escudo. En todas las monedas castellanas del momento, el castillo figura como señal y no como parte de un blasón. En dos estolas que bordó la propia reina Leonor, entre el año 1197 y 1198, figuran varios castillos como señal colocados en fila en cada una de ellas. Una de las primeras representaciones del castillo en un escudo, fue encontrada en un brocado de color verde que fue depositado en el sepulcro de Alfonso VIII.





Por su parte, las pinturas de la Torre del Tesoro del monasterio benedictino de San Pedro de
Arlanza (Burgos), en el reino de Castilla, son igualmente ilustrativas de ese mismo carácter palatino que caracterizó al arte 1200. Sus restos están repartidos entre Nueva York (The Metropolitan Museum of Art, The Cloister Collection, desde 1938), la Universidad de Harvard (Cambridge, Mass, The Fogg Art Museum, desde 1938), alguna colección particular y, por supuesto, el MNAC (Barcelona), desde 1943, donde se conserva el mayor número de fragmentos (seis).

Las pinturas decoraban una estancia alta de tipo palatino con ventanas, situada sobre la sala
capitular, y decorada de animales, en su mayoría, míticos y fabulosos. De entre ellos destaca un gigantesco grifo , animal fabuloso con torso, cabeza y alas de águila y cuerpo y extremidades de león, que, según la mitologia, era por antonomasia guardián de tesoros y del Árbol de la Vida y habitaba bien en las lejanas tierras de Escitia, región situada al norte del mar Caspio, bien en la India. En el ciclo de Arlanza, este animal fantástico se ubicaba, junto a una ventana, en el lado izquierdo de la pared sur la estancia, sobre un animado friso decorado con una pareja de simios . En ese mismo muro, a la derecha del vano, se disponía el monumental dragón perteneciente a The Cloisters , sobre un cenefa igualmente decorada con escenas tomadas del bestiario: dos sirenas-pájaro enfrentadas, el asno que toca la lira a un zorro y a una cabra, y dos personajes masculinos.


El resto de las paredes se complementaban con otras figuras animalísticas: en el muro oeste, dos leones  flanqueaban una puerta en cuya enjuta se disponía un ave; mientras que en el muro norte, una gigantesca avestruz , sobre un friso con aves afrontadas, de cabeza humana (colección particular), campeaba entre una puerta con el dintel decorado con un castillo y una ventana con una enjuta ornamentada de nuevo por lo que parece ser un dragón .



El programa general de la sala destacaba, pues, por su carácter áulico, lo que ha llevado a compararlo con la denominada Stanza di Ruggero en el palacio normando de Palermo, cuya decoración musivaria se atribuye al reinado de Gugliemo II (1154-1166), en donde igualmente se encuentran, como en Arlanza, animales fabulosos en medio una exótica vegetación. En opinión de W. Cahn, esa orientación palatina de la sala castellana se justificaría por la función conmemorativa de la misma, ya que en el monasterio se habían enterrado sus míticos fundadores, el conde Fernán González y su esposa Sancha, origen de la dinastía castellana a la que parecen remitir los castillos pintados en la estancia, emblema de Castilla desde Alfonso VIII (1158-1214). Muy probablemente la fecha de realización de los frescos haya de situarse durante el reinado de dicho monarca, en la primera década del siglo XIII, puesto que el carácter antropomórfico del célebre león de The Cloister es muy cercano al del bestiaro de Oxford (Oxford, Bodleian Library, ms. Ashmole 1511), realizado en Inglaterra hacia 1200, así como al de la miniatura de Alfonso IX de Galicia y León en el Tumbo A de la catedral de Santiago (1208-1212).



Si bien es verdad que nadie duda de que las fuentes del repertorio de Arlanza se encuentran en los bestiarios anglonormandos contemporáneos, integrados en las paredes con un tono heráldico propio de una decoración palaciega, existen muchas dudas sobre la función original de la estancia. El carácter conmemorativo de la dinastía castellana, avalado por las sepulturas de los fundadores y por la existencia de un piso inferior con tumbas enfeu, explicaría este peculiar programa iconográfico profano de una sala-memorial. No obstante, el título que ya desde antiguo se le da al edificio que la alberga, Torre del Tesoro, justificaría igualmente la decoración de sus paredes como si fueran un relicario, a la manera de los lujosos tejidos con decoración animalística que ornamentaban estos

preciosos objetos. De hecho, la fauna mayor de Arlanza (grifo, dragón, avestruz y leones)







El monasterio de San Pedro de Arlanza, situado en Hortigüela (BurgosCastilla y LeónEspaña) a orillas del ríoque le da nombre, fue uno de los centros monásticos más importantes del condado de Castilla. Aunque los restos más antiguos existentes hoy en el conjunto monacal, correspondientes a la iglesia, datan de 1080, la congregación fue fundada por el conde Fernán González en 912 como un eremitorio, de ruinas aún visibles, en la parte alta de las paredes que flanquean el valle. Este monasterio recibió el apelativo de «cuna de Castilla» y estuvo en funcionamiento hasta la desamortización de Mendizábal en el 1835.


En el siglo XII se construyo un claustro románico en el lado sur, hoy desaparecido posiblemente el recién  descubierto en la finca del Mas del Vent Palamos (Cataluña)
El ¨maestro de Palamós¨ pudo trabajar el la última etapa del claustro románico del monasterio de Silos ¨Es un maestro que conocía Silos y que interpreta el estilo en un sitio cercano, probablemente años más tarde. Pero es también un gran maestro¨




San Pedro de Arlanza  siglo XII al fondo la torre con su estancia palatina
Del primer conde independiente de Castilla, Fernán González, provienen de una estancia palatina situada sobre la sala capitular del monasterio. La temática se caracteriza por el protagonismo de unos grandes animales fantásticos, como por ejemplo el grifo, que a modo de guardianes flanqueaban las aberturas de los animales fabulosos e ilustraciones de fábulas. Este repertorio se ha relacionado con la minuatura inglesa de finales del siglo XII y con la corriente renovadora que imperaba en el siglo XIII. En este sentido y también por el hecho de proceder de un monasterio de protección real, presentan un cierto paralelismo con las pinturas de Sigena. 







Reproducción de claustro románico siglo XII de San Pedro de Arlanza posiblemente el claustro románico de Palamos situado en la finca de Mas del Vent (Cataluña)



Claustro Mayor: El Claustro mayor o "Claustro de los intelectuales", de estilo Herreriano, fue construido por Pérez de Palacios, discípulo de Herrera a principios del siglo XVII. Su construcción se realizó sobre la base de otro anterior claustro románico similar al que en la actualidad podemos apreciar en Santo Domingo de Silos.  «en aquel momento se debe desmontar totalmente el anterior y se construye uno nuevo adaptado a la estética siglo XVII. Qué se hace con el viejo claustro es un misterio, pero los historiadores tiene claro que «normalmente, las piedras labradas no iban a la escombrera y no creemos que este fuera el caso».

 Las condiciones económicas de la época permitieron realizar una reforma total adquiriendo el nuevo aspecto; en la actualidad se encuentra parcialmente derruido el claustro tiene unas medidas de 24 m. largo 24 m. ancho Durante la segunda mitad del siglo XIX el monasterio estaba en un estado deplorable, pero no irreversible (cuentan las crónicas que hasta se raspaban los altares para hacerse con el oro de sus dorados) y así continuo hasta la construcción de la carretera de Hortigüela a Covarrubias, que originó desplomes en las cubiertas como consecuencia de las voladuras de rocas. Muchas piedras acabaron machacadas para cimentar la carretera (curiosamente, para la construcción del monasterio se había aprovechado una antigua calzada romana que comunica directamente con el monasterio de Silos).



Estado en que se encontraba la Camara del Tesoro o Sala Palatina de San Pedro de Arlanza en el siglo XIX


La Virgen de las Batallas se custodiaba en la Camara del Tesoro junto con más reliquias

Diálogo con la Virgen de las Batallas

- ¿Cuál fue tu origen?
Al cabo de unos segundos, que me parecieron muchos, recibí contestación
a mi primera pregunta.

Mi nacimiento tuvo lugar entre los años 1225 y 1235; perdóname que no te diga la
fecha exacta, ya que tuve cerca de cincuenta “hermanas” y en aquellas épocas no se disponía de registros. El lugar de mi tallado fue Limoges, una bella ciudad de Francia a orillas del río Vienne, famosa  ya entonces por sus esmaltes. La maestría de aquellos artistas la puedes admirar en mi misma a pesar de haber transcurrido tantos años.

-Efectivamente he oído hablar de aquellos esmaltadores que cincelaban un dibujo sobre la placa de metal y rellenaban los huecos cincelados con esmalte formado con polvo de vidrio coloreado. Pero, ¿recuerdas algo de esas cincuenta “hermanas”?

Como puedes suponer han pasado muchísimos años y no he vuelto a verlas, aunque tengo entendido que una era la Virgen de la Vega que según creo está en Salamanca y otra en Husillos, en la provincia de Palencia, otra la conocida como Virgen de Jerusalén, patrona de Artajona en Navarra y la llamada Virgen de la Majestad de la Catedral de Astorga. De las demás nada sé. Según puedo apreciar estás hecha de cobre. Así es, me formaron con láminas de cobre repujando, dorando y colocando piedras y esmaltes. Dentro no tengo madera, aunque algunas de mis “hermanas” si tenían “alma de madera”. Fíjate bien en los pliegues de mi manto y en los bajos del vestido, apreciarás la cantidad tan grande de detalles, lo que revela mi origen lemosín.

- Veo que en algunas partes te faltan piedras, esmaltes e incluso en la corona se aprecian restos de florones.

Estoy maravillada de la observación tan profunda a que me has sometido para apreciar tanto detalle, pero tienes razón, he sufrido numerosos deterioros, cosa por otra parte lógica ya que con mi azarosa vida de ir de un sitio para otro y con tantos años encima no puede ser por menos.A mí los años se me notan en estas averías, lo mismo que en las personas hace su aparición la artrosis.

- ¿Cuál fue tu primera morada de la que tengas constancia?

Fui posesión, durante muchos años, del Monasterio de San Pedro de Arlanza en Burgos, donde estuve considerada como una de las joyas del mismo. Desde el Siglo XIV me aplicaron el nombre de “Virgen de las Batallas”, ya que se divulgaron una serie de leyendas sobre mi; una de ellas cuenta que el Conde Fernán González, primer conde de Castilla, me llevaba colgada del arzón de su silla cuando iba a entrar en batalla.

- ¿Qué hay de cierto sobre esta creencia?

Puedo asegurar que es totalmente falsa ya que una poderosa razón avala lo que digo. Cuando me fabricaron el tal Conde llevaba enterrado en el Monasterio de San Pedro de Arlanza más de dos siglos, por lo que difícilmente pude acompañarle.

- ¿Qué explicación tenía el que se hablase de que te llevaba en su cabalgadura?

Hubo una época en que los caballeros que iban a entrar en lid, se acostumbraron a portar algún símbolo religioso cuando se dirigían a la guerra. Creo recordar que también en cierta ocasión se dijo que esta imagen mía estaba inspirada en el Crucifijo que portaba el Cid Campeador en sus batallas. Pienso que eso fue una idea aportada por algún investigador poco conocedor de la historia. Todas estas leyendas dieron motivo para que se me considerase como un auténtico talismán en la España Medieval, llegando un momento en el que fue difícil distinguir entre verdad y ficción.

- Observo que en la parte posterior hay un hueco y en la rodilla derecha una pequeña excavación. ¿Qué función tenían?

Ese espacio al que te refieres fue hecho bastante después de mi nacimiento y se cerraba con una puerta que llevaba grabada la figura de San Pedro Apóstol, ya que al ser posesión del Monasterio de San Pedro de Arlanza, ¿qué cosa más natural que llevar la imagen del Santo titular del mismo? Dentro de ese hueco se guardaban las Sagradas Formas y en época posterior sirvió de teca para conservar alguna reliquia. En la señal de la rodilla se apoyaba un cetro, hoy desaparecido, que estaba rematado en un adorno en forma de hojas de alcachofa.

- Tengo entendido que tras la permanencia en el Monasterio emprendiste un largo periplo durante el cual pasaste de la austeridad y silencio del claustro al lujo de los salones palaciegos. ¿Me puedes ilustrar sobre este pasaje de tu ya larga existencia?

Cuando recuerdo ese peregrinar a que me vi sometida no puedo por menos de sentir una honda pena ya que los cambios de dueño y las desdichas me han acompañado durante varios años. Es un poco largo el relato pero merece que lo conozcas de primera mano. El año 1835, de triste recordación, entra en vigor la Ley de Desamortización de Mendizábal; en virtud de la misma muchos de los tesoros que tenía el Monasterio
de San Pedro de Arlanza son trasladados. Unos fueron a parar,afortunadamente, a la Colegiata de Covarrubias, tal fue el caso de los sarcófagos que contenían los restos de Fernán González y de su esposa doña Sancha; otros fueron expoliados y de ellos nunca más se supo. Esta imagen se salvó gracias a ir a parar al Palacio Episcopal de Burgos donde permanecí poco tiempo. El abandono y la desidia colaboraron para que la ruina se adueñase del Monasterio; algunas pinturas fueron arrancadas de sus paredes, sus piedras fueron desmontadas pasando a formar parte de construcciones mucho más vulgares donde ya no volverían a escuchar la salmodia de los monjes.



Estado actual de la Camara del tesoro San Pedro de Arlanza

Análisis de los 44 capiteles (y sus soportes) del Claustro de Mas del Vent en Palamós, desde el punto de vista de la historia del arte
Informe final del Prof. Dr. Manuel Antonio Castiñeiras González
Universitat Autònoma de Barcelona
Para la Direcció General d’Arxius, Biblioteques, Museus i Patrimoni
de la Generalitat de Catalunya
Barcelona, 8 de octubre de 2014

Invalidando la tesis de que el claustro románico de Palamos no es de una procedencia salmantina que hasta ahora se ha venido defendiendo, el profesor Dr. Manuel Antonio Castañeiras ¨acierta¨ dicho claustro su procedencia es otra

Dice Castañeiras.

Por otra parte, otros elementos, como la decoración de un castillo heráldico enla pared interior del ala norte, por constituir una ornamentación significativa, ha sido también sometida a un minucioso análisis.

Asimismo la inclusión en la cara interior de la panda norte (he de comunicar que todas las pandas en su capitel central cuadruple tenian incluido un castillo como el que se describe) de un elemento heráldico, un castillo de tres torres, sobre las tres columnas resulta más que sospechoso. La heráldica se desarrolló sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XII. En el caso de los reinos de Castilla y León, en el período en el que supuestamente habría sido realizado el claustro Palamós -según G. Boto (2010,2012), hacia el año 1200-, cabe recordar que ambos reinos estaban divididos (1157-
1230), en la corona de León y la de Castilla.

Ambos territorios desarrollaron entonces sus elementos heráldicos. Como reacción, Alfonso VIII (1157-1214) comenzó a utilizar en Castilla su sello con el castillo de tres torres, el cual puede verser en formato monumental, tanto en las pinturas de Arlanza (ca.1210) (Moralejo 1990), como en los sepulcros reales de Las Huelgas.

el Castillo heráldico invalidan la tesis de una procedencia salmantina que hasta ahora se ha venido defendiendo y abundan en la contradicción de la fabricación del conjuntos, ya que se trata, eso sí, de piedra de Salamanca. A finales el siglo XII Salamanca era parte del Reino de León –y no de Castilla (!)-, y, además , era una sede sufragánea de la iglesia Compostelana. La unión de Castilla y León no se produjo hasta 1230. Eso quiere decir que el pastiche de Palamós no funciona ni siquiera desde un punto de vista de la geografía artística. Para ser coherente, un claustro en piedra de Salamanca debería tener un "León"  como emblema; su repertorio estilístico-iconográfico tendría que ser de procedencia aquitana, como toda la escultura de Salamanca, o al menos con ciertas citas a la tradición. Por el contrario, Palamós es una copia forzada y moderna del repertorio de Silos con apaños varios de capiteles varios en lo referente a que es más moderna que el claustro de Silos es cierto se hizo unos años posteriores a

El claustro de Palamos tomo como base el plano del monasterio de Silos

Se puede demostrar arqueológicamente que el claustro de Silos llego a levantarse de una sola planta, de forma cuadrada, con galerías de catorce arcadas, gruesos pilares en los ángulos y cuádruple columna en el centro de la galería, de este proyecto se tomo y copio problamente para la construcción del claustro de Palamos una vez terminada la oeste de Silos por el segundo maestro y su taller de Silos que en el caso en Palamos se hicieron con pandas de diez arcadas.

No tenemos documentación que nos informe de de la remodelación de las galerías oeste y sur de claustro románico de Silos tal como vemos en la actualidad, hemos de hacer notar que antes de la remodelación del claustro se habían completado todas las galerías, lo que quiere decir que estaba en uso para la vida monástica de Silos en el cual trabajaron dos maestros y seis talleres a veces en torno a un buen maestro Magíster muri. eran hombres cultos y muy viajeros que transmitían sus conocimientos ,reunían, además de los anteriores, pintores, escultores, cortadores de piedra, talladores, marmolistas, pavimentadores, leñadores y carpinteros esto quiere decir que la obra del claustro de Silos o palamos trabajaban entre cuarenta a sesenta especialistas cada uno en su oficio en Palamos trabajo uno de los talleres más aventajados seguramente a finales de XII

En 1158 el monasterio de Silos decide levantar las crujías superiores el claustro alto el relieve de los capiteles denota deudas evidentes con los talleres que trabajan en las galerías pero distan bastante en cuanto a la calidad, por consiguiente el segundo maestro de Silos y uno de los seis talleres estaban construyendo el claustro de Palamos en otro lugar ¿Salamanca?¿Gumiel de Hizan?¿Burgo de Osma?¿Arlanza? ¿La Vid? Etc.

Por la que debemos considerar que el claustro de Palamos se construyo finales del XII posiblemente 1175 y principios del XIII por un mismo taller y discípulos formados en Silos su construcción pudo datar entre treinta o cincuenta años

Es una cuestión todavía debatida si los arquitectos eran los mismos monjes o contrataban maestros de obra. Dado el secreto gremial de la construcción en esta época, la alta calificación que se precisaba y la enorme actividad constructora que desplegaron en poco tiempo, parece razonable pensar que en claustro de Palamos emplearon maestros de obra contratados específicamente para la construcción bajo una misma dirección o maestro que este caso era un monje llamado ¨Dominicus operarius¨ que trabajo en Silos y posteriormente en otro monasterio.
Emplearon una organización muy compleja incluso a estándar ya que la mayoría de los cimacios y formato de los capiteles campaniforme así como columnas cilíndricas tienen las dimensiones iguales no ocurre lo mismo en silos que trabajaron distintos maestros, el monasterio o catedral que hizo este claustro tenia un poder económico fuera de lo normal en aquella época.

Este artista continúa básicamente con los mismos temas de su antecesor aunque inicia otras nuevas formas si no han sido ejecutadas por la misma mano, si bajo la misma dirección. Su realización no es tan depurada, ni detallista, como los capiteles del Silos, pero estas esculturas ganan más fuerza expresiva gracias al mayor volumen de las figuras, al evitar parte de la filigrana va más directo al tema, problamente el mismo taller o maestro del capitel cuarenta y uno de la panda oeste de Silos llamado de las arpías este maestro crea volúmenes y efectos de claroscuro en las esculturas, profundiza en el modelado de las figuras creando grandes efectos de claroscuro.

Pero no son los de Palamós porque en muchos casos mejoran labra de los capiteles de Silos y en todos los casos en Palamos los capiteles son campaniforme y de fustes separados mientras que los de Silos coinciden con el tema pero no en la forma de muchos capiteles que son troncopiramidal y de fustes juntos por lo admitir que están sacados de un molde de yeso hay que descartarlo y que se instalara en el monasterio ningún cantero para reproducir los capiteles en el siglo XX no se considera, pero podríamos pensar que en siglo XII el cantero que hizo Palamos copiaba los capiteles de Silos directamente en dicho monasterio si no, no se entiende la coincidencia de los temas y la similitud gemela con Silos.